El pleno del Ayuntamiento de A Coruña, reunido este jueves en una sesión de carácter extraordinario, ha aprobado los presupuesto municipales para el año 2022 con los votos a favor del gobierno local y Marea Atlántica. El PP votó en contra, mientras que el BNG y la concejala no adscrita y militante de Podemos, Isabel Faraldo, se abstuvieron.

Los presupuestos municipales ascienden a 310 millones de euros, un 19% más respecto al actual. Una vez aprobado el documento se abre un período de exposición pública para la presentación de alegaciones y su entrada en vigor se prevé a lo largo del mes de abril.

El portavoz municipal y concejal de Hacienda, José Manuel Lage Tuñas, ha defendido durante la sesión que los presupuestos «incluyen» propuestas de todas las fuerzas políticas y ha recordado que lo que se dirime «no es el apoyo a un gobierno, es un apoyo a los ciudadanos».

La portavoz de Marea Atlántica, María García, ha destacado que en un momento como el actual, en el que las consecuencias de la crisis sanitaria se están «viendo agravadas» por la «brutal invasión» de Ucrania por parte de Rusia, es «necesaria» una administración «fuerte» y «con políticas ágiles», que se centre en lo que «verdaderamente importa».

García ha explicado que el entendimiento con el PSOE «no siempre es fácil» porque son fuerzas políticas distintas, con «modelos diferentes de ciudad», pero en este caso fueron capaces de llegar a un acuerdo que «dio sus frutos».

La portavoz de Marea ha señalado que, «una vez más», han puesto «los intereses» de A Coruña «por encima del partidismo». «Señora Inés Rey, ahora el balón está en su tejado. Toca ejecutar. Toca cumplir», ha sentenciado María García.

Los grupos de la oposición por su parte se han quejado durante la sesión de la falta de tiempo para poder examinar la documentación facilitada este martes.

«CONFIANZA CIEGA»

Faraldo ha indicado que la convocatoria de este pleno, más que de urgencia, ha sido «de precipitación» y ha asegurado que su abstención se debe a que votar a favor sería «hacer un ejercicio de confianza ciega». La militante de Podemos ha criticado la «falta de consideración y de respeto» por parte del gobierno local a los grupos de la oposición.

En una de sus intervenciones, el BNG ha manifestado su intención de «no obstaculizar» la tramitación de las cuentas por lo que sus dos ediles se abstuvieron en la votación. Su portavoz municipal, Francisco Jorquera, ha explicado que un «buen» proyecto de presupuestos tiene que ser «creíble», pues «tienen motivos» para «dudar» de la «solvencia» del Gobierno local a la hora de «materializar» sus previsiones. «No podemos votar a favor», ha razonado.

El portavoz nacionalista ha criticado también el «procedimiento antidemocrático» con el que el ejecutivo ha tramitado los presupuestos, «sin darle tiempo» a la oposición a acceder a la documentación con la «suficiente antelación» para formarse una «opinión cabal» de su contenido.

La portavoz del Grupo Popular, Rosa Gallego, ha destacado que el presupuesto es un «atropello» y no cumple «la primera premisa» de su partido que es «bajar impuestos».