El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha lamentado los reproches dirigidos por el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, a los populares, sus socios de gobierno en la capital ourensana, al tiempo que ha asegurado que, en lo que atañe a los miembros de su partido, no se van a poner «nerviosos» y asumirán sus «responsabilidades» trabajando para que sus áreas funcionen de forma adecuada.

«Un gobierno tiene que gobernar y dar estabilidad», ha proclamado, antes de subrayar que Ourense necesita esta «estabilidad» y de repasar distintas actuaciones de la Xunta para remarcar su «compromiso» con la ciudad de As Burgas (ha aludido al impulso de la que será la nueva sede de la Administración en la provincia, o a las mejoras del hospital, entre otros pasos).

También ha aludido a la llegada del AVE, antes de apelar «aprovechar la oportunidad» y dejarse «de comentarios o juegos que son impropios de una política responsable».

En este punto, también se ha referido a la polémica por los terrenos destinados a albergar la residencia que financiará la Fundación Amancio Ortega, y ha lamentado que BNG y PSOE «voten que no para poder obtener el permiso y empezar las obras mañana».

Y finalmente ha insistido en que lamenta los «comentarios» de Jácome sobre sus compañeros de gobierno. «Pero nosotros no nos vamos a poner nerviosos; sabemos de nuestra responsabilidad y lo que hemos pedido a cada concejal es que cumpla con sus obligaciones y competencias», ha zanjado.