La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha rechazado que haya «un motivo» para cesar al ministro de Consumo, Alberto Garzón, o para que deba dimitir.

A preguntas de los periodistas, coincidiendo con la visita que ha hecho a la ría de O Burgo, en Culleredo (A Coruña), con motivo del próximo inicio de las obras de dragado, ha manifestado que está «acostumbrada» a que los miércoles en el Congreso les pidan «el cese a cuatro o cinco ministros».

«No creo que haya un motivo ni para cesar ni para dimitir», ha indicado sobre el caso de Garzón y en relación a la polémica por sus declaraciones sobre las macrogranjas.

Preguntada si por parte del PSOE no hubo «valentía» frente al PP, tras la petición de Unidas Podemos de respaldo al ministro, Ribera ha argumentado que en este caso ha habido «un ruido que no se corresponde con la necesidad real de abordar no solo el respaldo a la ganadería si no la mejora constante de este ámbito, sin descuidarnos donde puede haber otros problemas que, quizás, puedan quedar escondidos como consecuencia de ese ruido mediático».

La ministra ha asegurado que sobre este sector existe un «consenso total por parte del Gobierno», apuntando, sobre las explotaciones industriales, a «las dificultades y necesidad de reforzar los parámetros de calidad que de por si tienen, pero que seguro tienen un margen de mejora muy notable desde el punto de vista social, ambiental y de bienestar animal».