La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, teme una «nueva argucia» de la dirección de Alcoa, ya que «no es de fiar», por lo que insiste en que «la única garantía» para mantener la fábrica de aluminio primario de San Cibrao «es que haya una intervención pública en la que deben trabajar mano a mano la Xunta y el Gobierno del Estado».

En declaraciones a los medios este martes en Santiago, remarca que el «plan» que tiene Alcoa para la fábrica de San Cibrao «es el cierre». «Si no lograron ponerlo en marcha fue gracias a la movilización social y a la presión que se hizo desde los tribunales que paralizaron ese ERE», sostiene.

«Mucho nos tememos que estamos ante una nueva argucia de la dirección de Alcoa, que lo que quiere es dilatar en el tiempo el cierre», afirma, pues ese es su «objetivo».

Al respecto, apunta que «la pregunta, en este momento, es dónde está el señor Feijóo para defender los miles de puestos de trabajo» que están en juego en la industria gallega.

«No podemos permitir que lo que ya pasó en Alcoa en A Coruña se repita ahora en Alcoa San Cibrao, tenemos que aprender de las experiencias negativas, y esa dirección de Alcoa no es de fiar», razona. Así, advierte de que se podría «estar ante un Alu Ibérica 2».

Alcoa trasladó al comité de empresa de San Cibrao, en Cervo (Lugo), una propuesta de acuerdo que prevé ceses temporales de la actividad de la planta a cambio de «un permiso retribuido» a los trabajadores afectados y el compromiso de «no iniciar ningún despido colectivo por un periodo de cuatro años».