El Congreso de los Diputados ha acogido este miércoles el debate presupuestario de varios departamentos del Gobierno, entre ellos, el de las cuentas del Ministerio de Cultura, que dirige Miquel Iceta. En el transcurso de la sesión, el diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz Gómez reprobó que las cuentas «también en cultura dependen de los nacionalistas» y afirmó que el «nacionalismo es la peste de la cultura occidental».

Al alegato realizado por el diputado de la formación naranja, que también se refirió a los que quieren «imponer la pequeña nación frente a la patria (España)» y quien acusó al Gobierno de «infravalorar la hispanofobia», el diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, calificó el discurso pronunciado inmediatamente antes como «apología del supremacismo español y una laudatio del colonialismo e imperialismo».

«Es la imagen, precisamente, de un imperio caducado que perderá, mal que le pese a algunos, y más pronto que tarde, las últimas naciones oprimidas que les quedan, naciones como Galicia que, mal que les pese a algunos, más pronto que tarde, será una república libre y soberana», defendió en la tribuna del Congreso Néstor Rego.

DEBATE INTERNO

El BNG celebró el 7 de noviembre su XVII asamblea nacional en la que renovó su línea política en un cónclave los postulados independentistas fueron echados abajo por la militancia, que votó en más de un 99 por ciento la estrategia política marcada por la dirección a la que el propio Rego, secretario xeral de la UPG, también pertenece.

La línea oficial descartó, pues, las enmiendas que pretendían incorporar como objetivos en un eventual gobierno de la Xunta una «aproximar el objetivo final de la república gallega». La comisión redactora se encargó de defender los textos originales, que, según argumentó, no pretenden omitir el debate, sino «situarlo» en el lugar correcto, es decir, no autoimponerse objetivos de autodeterminación política que no puedan ser negociados en un eventual gobierno autonómico en 2024.

El también miembro de la dirección Rubén Cela defendió internamente que el BNG no era una formación «independentista», sino la «casa común del nacionalismo» en todas sus formas –confederal, federal, etc– y Manuel Lourenzo, actualmente coordinador parlamentario, citó al fallecido Bautista Álvarez –fundador de la UPG y del BNG– para señalar que él siempre decía que el pueblo gallego no debía «importar modelos de fuera» y que tiene que «tener su tiempo».

«HAY VIDA MÁS ALLÁ DE MADRID»

Durante el debate de presupuestos de Cultura, Néstor Rego también defendió que «hay vida más allá de Madrid y Barcelona» y el ministerio «debería empezar a respetar» que el Estado es «plurinacional» y alberga «diferentes culturas y lenguas».

«Y las personas que hablamos gallego, también pagamos impuestos que nutren al ministerio», dijo, precisamente, en la lengua propia de Galicia, para reclamar, a renglón seguido, que los gallegos «tienen el mismo derecho a que se promocione también su idioma.