La vicepresidencia económica de la Xunta tendrá un presupuesto de 489,9 millones de euros en 2022, lo que supone una caída del 5,3% respecto a 2021 (27,5 millones menos). Un descenso que el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, achaca a que el Gobierno «no asignó» fondos covid para el próximo año, por lo que demanda al Ejecutivo central más recursos ante las medidas «extra» que deben afrontarse.

Aunque en la presentación hace unos días de las cuentas por departamentos figuraba que este departamento contaría con 380,2 millones, con una subida del 7,6%, el vicepresidente económico ha explicado que el montante global asciende a casi 490 millones, lo que supone un crecimiento «notablemente superior» respecto al presupuesto prepandemia, pero un descenso en lo tocante a 2021.

Entre las bajadas, el Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) registra un retroceso de 60 millones, de forma que va a gestionar 201,9 millones. Conde ha detallado que este descenso se debe a que esos 60 millones se transfieren a Xesgalicia para la financiación de préstamos de capital riesgo.

Entre los incrementos, destaca un aumento del 20% de los fondos para impulso a la innovación y de un 35% más para la transición justa. La Axencia Galega de Innovación (Gain) alcanza los 151,8 millones (25,1 millones más). La Dirección Xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais y el Inega dispondrán de 72,7 millones (18,6 millones más).

Por su parte, la Dirección Xeral de Comercio e Consumo contará con 25 millones, mientras que para la Axencia Galega da Industria Forestal (Xera) irán 16,9 millones.

LÍNEAS

En una comparecencia en el Parlamento para presentar las cuentas de su departamento, Conde ha iniciado su intervención con un recuerdo a Valeriano Martínez y a su defensa de un crecimiento sano económico.

Así, las grandes líneas de actuación de este departamento se reparten del siguiente modo: acelerar la digitalización de las pymes (55 millones), promover un modelo energético sostenible (60 millones), apostar por la innovación y el talento (110 millones), impulsar la economía circular y las cadenas de valor (20 millones) y apoyar la competitividad empresarial con nuevas líneas de financiación (120 millones) y el fomento de la internacionalización (25 millones).

En lo tocante a la digitalización, se reservan 6,1 millones para el programa Cheque Dixital, al tiempo que habrá 18,2 millones para el Polo de Tecnoloxías Cuánticas.

Respecto al modelo energético, hay partidas como: fomento del autoconsumo de renovables y eficiencia energética (26 millones), Bono Social (2 millones), mejora eficiencia en la industria (7,3 millones) y un polo energético centrado en hidrógeno verde (2 millones).

En innovación, hay nuevas medidas que pasan por un programa dirigido a crear centros de innovación en las propias emrpesas (11 millones) y un refuerzo en el apoyo a pymes a través de los Bonos de Innovación, con especial incidencia en el rural (3 millones). Paralelamente, se reservan 27,4 millones al Polo Aeroespacial de Galicia y 11,2 millones para el sector biotecnológico.

El apartado de la economía circular cuenta con 15,2 millones para la industria forestal. En la internacionalización, se incluyen 18 millones para préstamos, que parcialmente no van a ser reembolsables y se convierten en ayudas directas a pymes.

SECTOR EÓLICO Y CRISIS INDUSTRIAL

Junto a esto, Francisco Conde se ha referido al sector eólico. La ley de acompañamiento a estos presupuestos cuentan con una moratoria de año y medio, a partir de 2022, a nuevos proyectos.

Al respecto, Conde ha preguntado a los promotores eólicos y al Gobierno de España «por qué están tramitando proyectos ilegales». Cuestiona «por qué llevaron» los promotores 52 proyectos y por qué el Ministerio para la Transición Ecológica los está «tramitando», puesto que «están fuera del plan sectorial eólico».

También se pregunta «por qué hay 640 megavatios autorizados que no se están construyendo» Además, ha acusado al BNG de que «está detrás de todas las pancartas de las plataformas de Galicia».

Sobre la crisis industrial, ha cargado contra la gestión del Gobierno central de la transición energética «sin dar tiempo a su adaptación». Considera que la reactivación de la central de As Pontes supone la «mejor evidencia», mientras se vive el «desmantelamiento» de sectores estratégicos que provocan que 15.000 empleos estén «pendientes de un hilo».

También se ha referido a la situación concreta de empresas como Alcoa, para lo que urge una solución y, «si es necesario, «una intervención temporal» por parte de la SEPI. Igualmente, reclama que el Ejecutivo central «asuma su responsabilidad» con Alu Ibérica al haber avalado la operación.

Y es que recrimina que la política energética del Gobierno «está provocando incrementos de coste de luz», falta de competitividad y una crisis industrial «sin precedentes». Arremete contra la «falta» de prudencia y sensibilidad. A esto se unen los «errores» de gestión en los fondos Next Generation.

LA OPOSICIÓN CRITICA RECORTES

Durante el debate, el diputado socialista Juan Carlos Francisco Rivera ha reducido a «propaganda» las cuentas de este departamento, en donde observa una bajada de «100 millones de euros», lo que ve «preocupante».

Además, reprocha que baje el presupuesto del Igape, al tiempo que pide «dar una vuelta decidida» a ese organismo. Denuncia que el nivel de ejecución en este departamento «no supera el 60%» y que la inversión en I+D+i esté «por debajo» de la que había en 2008.

A renglón seguido, Ramón Fernández Alfonzo (BNG) ha tachado de «muy insuficiente» el presupuesto de la vicepresidencia económica, en donde censura como «especialmente significativo» los recortes del 28% en la Axencia da Industria Forestal, del 23% menos en el Igape, así como el 21,7% menos en Comercio.

Fernández Alfonzo reprueba que Alberto Núñez Feijóo «tomó la decisión de abandonar a la industria», y ha puesto como ejemplo el «ridículo» de dedicar 150.000 euros a la reindustrialización por el cierre de las térmicas de As Pontes y Cerceda. Junto a esto, defiende que Galicia debe destinar un 3% del PIB a I+D+i, pues denuncia que se queda por debajo del 1%.

Por su parte, el diputado popular Miguel Tellado ha dedicado buena parte de su intervención a hablar del «juego del calamar» en las primarias socialista, que considera que van de «elegir a quien tenga mas capacidad de tragar y callar» ante las decisiones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En respuesta, Juan Carlos Francisco ha tachado de «hooligan» el papel del portavoz del PPdeG.