La Cámara gallega ha trasladado este viernes su desacuerdo con el independentismo al considerar que «no trae nada positivo para Galicia» tras un acuerdo alcanzado entre populares y socialistas a raíz de una propuesta de resolución registrada por el PPdeG en el Debate sobre el Estado de la Autonomía.

En concreto, el texto pactado entre ambas fuerzas toma como partida el 40 aniversario de la promulgación del Estatuto de Autonomía para reconocer los «logros alcanzados en estas décadas» al considerar que «permitieron alcanzar las mayores cuotas de autogobierno y el mayor desarrollo social, económico y político de nuestra historia común».

En este sentido, señala, «el Parlamento de Galicia ratifica su compromiso con los valores democráticos contenidos en el Estatuto de Autonomía y en la Constitución, así como con el espíritu de concordia que hizo posible la Transición».

El acuerdo ha permitido que, en lugar de expresar «rechazo» por las posturas independentistas, socialistas y populares se han encontrado en un texto común que expresa desacuerdo.

«No compartimos las posiciones independentistas ni consideramos que traigan nada positivo para Galicia, ni tampoco la defensa de la autodeterminación, ya que el futuro colectivo de la nación española corresponde a todos los españoles», recoge, según han confirmado fuentes parlamentarias, el texto pactado.

La declaración también incluye la «condena» al uso de la violencia como «vehículo para alcanzar cualquier objetivo político, así como todos aquellos pronunciamientos que desde los ámbitos institucionales, políticos o sociales intenten legitimarla».

En el debate parlamentario de este miércoles, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, ya había mostrado su distancia a las posiciones independentistas con respecto, singularmente, a una eventual reforma del Estatuto de Autonomía, la cual propuso para cuando termine la peor parte de la pandemia.

En este sentido, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, avisó de que ya había vivido el desacuerdo de PSdeG y BNG en el intento de reforma estatutaria durante el bipartito, mientras que el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, puso también el foco en que la oposición «no estaba de acuerdo entre sí».

Precisamente, en su última intervención en el debate, la viceportavoz parlamentaria del BNG, Olalla Rodil, marcó distancias con populares y socialistas en este asunto al subrayar que el Bloque seguirá «defendiendo a Galicia» y sin aceptar de forma acrítica el discurso popular. Además, mandó un recado aparentemente dirigido a los socialistas: «Y quien quiera hacer de comparsa al PP, que siga también».