La diputada autonómica Elena Candia ha sido reelegida este domingo como presidenta del PP de Lugo con más del 98% de los apoyos de los compromisarios. Desde el Congreso Provincial, celebrado en el polideportivo de Outeiro de Rei, ha llamado a conseguir «mayorías absolutas» en las elecciones municipales de 2023 para gobernar en ayuntamientos y en la Diputación.

«Tenemos que convencer de manera aplastante, porque solo podemos gobernar cuando tenemos mayoría absoluta. No porque perdamos, sino porque se juntan los perdedores y no nos dejan gobernar», ha censurado, durante su intervención.

La exalcaldesa de Mondoñedo y también expresidenta de la Diputación ha conseguido el apoyo de 716 compromisarios, el 98,21% de los 729 que acudieron a este cónclave, tal y como ha proclamado el presidente del Congreso, el senador José Manuel Barreiro.

Candia ha estado en esta cita rodeada de cargos del partido en Galicia como su presidente, Alberto Núñez Feijoo; el presidente del Parlamento gallego, Miguel Ángel Santalices; el portavoz parlamentario, Pedro Puy; y los líderes provinciales Alfonso Rueda (Pontevedra) y Manuel Baltar (Ourense). El listado se ha completado con la presencia de la vicesecretaria de Organización del PP a nivel estatal, Ana Beltrán.

La recién reelegida líder de los populares lucenses no ha dudado en expresar que estaba «enormemente agradecida» por el «importante caudal» de respaldo que ha recibido, muy lejos de ese casi 60% de 2016, cuando tuvo que competir por el liderazgo con Raquel Arias.

Intentando contener la emoción, quiso acordarse de su familia, de sus «orígenes humildes» y de todos los militantes, además de no pasar por alto la figura del fallecido Francisco Cacharro y todo el trabajo realizado por el que fuera presidente de la Diputación de Lugo a favor del campus. También ha recordado las más «3.000 visitas» que ha recibido en su despacho de la sede del partido en Lugo en estos cinco años.

«Pertenezco a este partido político desde 2003, le dedique los mejores años de mi vida. Este partido me dio grandes alegrías, algún disgusto. Me dio muy grandes amigos, también algún enemigo, pero porque me considerará el», ha presumido.

Candia ha deslizado que «entrar en política era un acto de compromiso con la sociedad, y no lleva más objetivo que intentar mejorar la sociedad que me rodea». «Nadie me regaló nada», ha soltado.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)