La Cámara autonómica ha demandado al Estado la convocatoria de un MIR extraordinario y la creación de la figura de tutores en medicina familiar y comunitaria para hacer frente a las «carencias» del sistema sanitario gallego.

La iniciativa, promovida por el PPdeG, ha sido aprobada en la tarde de este martes durante la sesión plenaria del Parlamento de Galicia, que retoma su actividad tras el parón por el período estival.

En concreto, la propuesta de los populares reclama a la Administración central una convocatoria MIR extraordinaria orientada a paliar la «falta de profesionales» sanitarios que, según el PP, lastra la prestación de servicios en el Servizo Galego de Saúde.

Así lo ha manifestado la diputada popular, Encarna Amigo, que ha sido la encargada de defender una iniciativa que salió adelante con los votos a favor del PP, la abstención del BNG y el rechazo de los socialistas.

En su intervención, Amigo ha acusado al PSOE de «retorcer los datos» sobre la eventualidad en el sistema sanitario y que constituye «un mal necesario» porque es preciso «contar con una bolsa» de personal eventual para que el sistema funcione.

En respuesta, Julio Torrado (PSdeG) replicó que la eventualidad en el Sergas «supera el 35%» y que existen «numerosas sentencias» contra la Administración autonómica «por contratar en fraude ley».

«No es que no creamos que la eventualidad es necesaria, es que no queremos que el Sergas sea la peor ETT de Galicia», ha espetado Torrado, que ha subrayado la convocatoria de la «mayor» oferta de MIR «de la historia», anunciada en los últimos días por el Gobierno central y que, para el diputado, constituye «una buena noticia para el sistema pero mala para el relato del PP».

Por último, la parlamentaria del BNG Montse Prado también hizo alusión a la «construcción del relato» que, a su juicio, pone en práctica el PP para «descargarse de responsabilidad» ante la situación de un sistema sanitario «marcado por la precaridad» de su personal.

Así, Prado afeó que la Xunta y los populares estén «centrados» en las «maniobras de construcción del relato de quién es culpable» de la falta de profesionales en los servicios sanitarios «mientras el problema está sin solucionar».