El presidente del PP, Pablo Casado, ha realizado este domingo un tramo del Camino de Santiago con su mujer, Isabel Torres, y sus dos hijos hasta llegar a la Catedral a las 12,00 del mediodía, donde ha asistido a la tradicional misa del peregrino.

Al finalizar la ceremonia pasadas las 13,00 horas, ha salido de la basílica por la fachada de Azabachería y se ha dado un pequeño paseo hasta la Praza do Obradoiro.

Durante este recorrido, ha logrado sorprender a varios turistas y peregrinos, que le han pedido sacarse fotos con ellos. Un grupo de amigos procedente de Valencia ha querido inmortalizar el momento y una mujer, que se ha definido como «admiradora suya», le ha vitoreado.

«Pablo, hay que arrasar, como en Madrid», le ha dicho, de cara a unas eventuales elecciones generales que el PP ya reclama desde hace semanas. Aunque los miembros de este grupo le han animado a sacarse la mascarilla para la foto, el líder popular ha optado por dejársela puesta ante la falta de distancias.

Cuando han atravesado el Arco de Xelmírez para acceder a la Praza do Obradoiro, la familia se ha parado para escuchar la música de un gaitero y Casado le ha dejado una moneda en el estuche del instrumento.

El presidente del PP ha continuado con el paseo y sacándose fotografías con varias personas hasta llegar al centro de la plaza, donde ha posado con su esposa para las cámaras. La familia ha concluido el paseo contemplando la basílica.

VISITA A SANTIAGO TRAS EL CONGRESO DEL PPDEG

Casado ha pasado el fin de semana en la capital gallega con motivo de la celebración del Congreso del Partido Popular de Galicia, que finalizó el sábado con la reelección de Alberto Núñez Feijóo como presidente autonómico del partido por quinta vez.

El propio líder de la oposición a Pedro Sánchez fue el encargado de desvelar, durante su intervención en el cónclave, que realizaría este domingo el tramo del Camino, ya que manifestó que era un «honor» acudir a Santiago en un año Xacobeo, extendido esta vez hasta 2022 por concesión papal.

Así, Casado habló en tono «personal» durante el congreso para recordar que hizo el Camino después de que su hijo pequeño estuviese «muy malo y lo superara». «Y traer a ese niño sano, ya de siete años, a recorrer lo que se pueda, una etapa, que va a ser menos, e ir a la misa del peregrino y atravesar la Puerta Santa, es algo que me reconforta», proclamó el dirigente popular.

En este contexto, Feijóo hizo una mención breve a este hecho para señalarle que para alcanzar La Moncloa es preceptivo realizar la ruta jacobea.