La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, ha expresado «profunda tristeza» ante la actitud del presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, por las últimas declaraciones «machistas» del alcalde de Vilanova de Arousa, Gonzalo Durán, en las que, entre otras cuestiones, cuestionaba la valía de la mandataria socialista.

El alcalde del PP ha anunciado que recurrirá la sentencia que le condena como autor de un delito leve de falta de respeto y consideración debida a la autoridad en el ejercicio de sus funciones por llamar «chacha para todo» a la presidenta provincial. Asimismo, señaló que Silva «no quiere que nadie la critique porque es una persona que no tiene valía» a la que «han colocado a dedo en la Diputación».

Ante estos comentarios, Carmela Silva ha expresado su «profunda desazón porque haya gente así» y ha insistido en que estas declaraciones de Gonzalo Durán tienen un contenido «profundamente machista».

Carmela Silva ha recordado que fue la primera mujer portavoz de un grupo parlamentario en el Senado y en presidir la Diputación de Pontevedra, secretaria del Congreso de los Diputados, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, concejala en Vigo en áreas como Urbanismo, Hacienda, Patrimonio Histórico. Además, es licenciada en Derecho económico y diplomada en Magisterio, especialista en Pedagogía Especial.

«Digo todo esto porque las mujeres, incluso teniendo ese currículum, aún tenemos que escuchar que no tenemos nivel, que no servimos para nada y que además aún dependemos de los hombres para estar en los lugares en los que estamos. Es dramático», ha lamentado.

Carmela Silva ha censurado que «jamás ocurre esto con un hombre», dado que «nadie cuestiona el currículum del alcalde Lores o del alcalde Caballero, o del de Santiago o del de Ferrol».

«Se cuestiona siempre a las mujeres. Y da igual cual sea tu posición, tu formación, tus conocimientos, tu trayectoria, y esa gente que hace eso, como hace el alcalde de Vilanova no merecen representar a una sociedad avanzada», ha considerado

«ES SU OBLIGACIÓN»

Respecto a la actitud del presidente de la Xunta ha señalado que lo siente «mucho más profundamente», porque se trata de una figura que «representa a todas las gallegas y gallegos» y que por ello debe defenderla «como mujer, porque es una obligación de su cargo no permitir que ocurran este tipo de situaciones».

«No hay derecho a que dos cargos políticos, uno de tan alto nivel como el presidente de la Xunta, no salgan diciendo: presidenta de la Diputación de Pontevedra como mujer que recibes insultos machistas estoy de tu lado. Eso es lo que yo esperaba. No del lado de Carmela Silva que no lo necesito, sino del lado de las mujeres que sufrimos insultos machistas por ser mujeres», ha dicho.

Finalmente, tras considerar que Núñez Feijóo «está retratado ya», se ha dirigido a las mujeres que forman parte del PP a las que ella dijo haber defendido cuando «fueron descalificadas o insultadas», puesto que no ha escuchado «a ninguna» salir a decir que el trato que ha recibido «era intolerable».