La Xunta ha reprochado al presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, un «completo desconocimiento» de la gestión en materia del agua y de los problemas de saneamiento y depuración en el ayuntamiento de Melide.

Lo hace después de que Formoso reclamase a la Administración gallega que retorne para el desarrollo de infraestructuras hidráulicas parte de los 1,5 millones de euros que paga el ayuntamiento por el canon del agua, según expuso en una visita al municipio.

En respuesta a estas afirmaciones, la Xunta señala que «preocupa su desconocimiento del deber legal que tiene la Diputación Provincial de ayudar a los ayuntamientos, prestando apoyo en materia de saneamiento, depuración y abastecimiento a los municipios de menos de 20.000 habitantes».

«El Gobierno gallego, a través de Augas de Galicia, recauda en concepto de canon del agua en el ayuntamiento de Melide alrededor de 140.000 euros anuales, desde el año 2012». «Esta es una tasa ambiental que permite a Augas de Galicia ejercer sus competencias de cuidado de los ríos y de control y eliminación de los vertidos contaminantes».

«Así como apoyar a los ayuntamientos técnica y financieramente en sus competencias municipales de saneamiento, abastecimiento y depuración». «También recauda en este ayuntamiento el coeficiente de vertido por la gestión de la depuradora municipal», añade en un comunicado en el que afirma que, en este caso, «la recaudación no llega para cubrir el 50% de los gastos».