El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha desvinculado de su acción en el seno de la Administración autonómica las actuaciones de Norberto Uzal, un exalto cargo del Gobierno gallego que está inmerso en una causa de fraude para la que se ha propuesto juicio por organización criminal y blanqueo de capitales. El mandatario autonómico ha dicho que, de lo contrario, se actuaría de oficio.

«No conocemos con exactitud las actuaciones investigadas. Si tienen relación con la Comunidad Autónoma tenga usted la seguridad de que todo eso será revisado, pero no tenemos ninguna notificación judicial», ha respondido Feijóo, a preguntas de los medios, tras el Consello.

Dicho esto, ha esgrimido que «todo parece indicar» que se trata de actuaciones «posteriores a tener una relación con la Administración pública». «Por tanto, no se está investigando por actos relacionados con la Administración pública, sino con actos posteriores a su vinculación con la administración. Son cosas absolutamente distintas», ha aseverado.

En todo caso, Feijóo ha comprometido que si llegan a tener «alguna información directa o indirecta que tengan que investigar», se haría. «Lo haremos siempre, de oficio cuando tenemos información o a instancia de parte cuando hay un indicio», ha sentenciado.

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha propuesto juzgar a una organización criminal constituida en torno a la empresa Hafesa Energía que, en el periodo comprendido entre 2016 y 2019, habría cometido supuestamente un fraude fiscal en concepto de IVA de hidrocarburos superior a los 154 millones de euros. Entre las personas que serán juzgadas figura José Norberto Uzal, que fue director xeral de Administración Local de la Xunta presidida por Alberto Núñez Feijóo entre 2009 y 2013.