El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha propuesto elaborar «una ley de pandemias que permita recuperar la normalidad», leyes «que nos protejan la salud sin arruinarnos». Además, se ha pronunciado sobre las declaraciones realizadas por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en alusión a la necesidad de «un cambio de ciclo político nacional» y ha esgrimido que «coincide» con el planteamiento de la dirección del PP.

«Europa pide salir de la excepcionalidad legal que vive España», ha manifestado Casado, quien ha reclamado «un plan jurídico B que dé certidumbre y seguridad a las autonomías para combatir el virus y volver a recuperar la actividad económica», algo para lo que Sánchez no tiene «excusas» y ya le han pedido «barones, ministros, el Consejo de Estado, los jueces, los sanitarios y los españoles».

Casado ha visitado este viernes la sede de la Terminal Marítima de Zaragoza (TMZ) en Mercazaragoza, a las afueras de la capital aragonesa, donde ha exigido al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que «se deje de cantar el cuco» diciendo cuántas personas están ya vacunadas contra la COVID-19.

Antes, el líder popular ha asistido a una ofrenda floral en la calle donde fue asesinado por ETA el presidente del PP aragonés, Manuel Giménez Abad, hace ya 20 años, y ha visitado el Consistorio zaragozano.

«España no es un rebaño», ha continuado Casado para aseverar: «Somos un pueblo libre y queremos leyes que nos protejan», criticando que el presidente del Ejecutivo central «se cree que nos puede dirigir controlando las redes sociales o utilizando el CIS para hacer campaña electoral».

Pedro Sánchez «se tiene que ocupar de salvar vidas», ha continuado Casado, quien se ha quejado de que «últimamente» se dedica al «triunfalismo, haciendo la cuenta atrás –de la vacunación– cuando están muriendo cien españoles todos los días».

Ha afirmado que se está produciendo «un cambio de ciclo» tras las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid y ha apostado por expulsar a Pedro Sánchez de la Presidencia «cuanto antes», tras lo que ha manifestado su «respeto» por «otros partidos», si bien ha propuesto «unificar los votos del centro derecha en el PP» para conseguirlo: «La única forma de echar a Sánchez es lo que hemos visto en Madrid y Galicia, unificando el voto en el PP».

Pablo Casado ha avisado de que este cambio «es imparable» y que la alternativa es el PP, defendiendo sus políticas constitucionalistas, municipalistas y europeístas, con medidas económicas «responsables».

FEIJÓO, «REFERENCIA EN LA GESTIÓN»

Ha agradecido las declaraciones –favorables– del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, señalando que «ha sido una referencia en la gestión» en los más de tres mandatos que lleva al frente de la Xunta, observando que «coincide» con lo planteado por la dirección nacional del PP en su último Comité Ejecutivo, cuando se barajó el mencionado «cambio de ciclo político nacional» hacia «una política europeísta».

Al respecto, ha mencionado no solo a países gobernados por la derecha, como Austria o Alemania, sino otros gobernados por la izquierda, como Portugal, donde se aplican «políticas que van a la generación de oportunidades, la bajada de impuestos, la creación de empleo, no estas políticas populistas de Sánchez».

Así, el presidente del PP ha aseverado que Sánchez «no ha hecho nada», sino que «lo ha hecho todo Europa», en el sentido de que «la vacunación va bien, pero no hay que olvidar que hace falta reactivar la economía nacional y no lo va a hacer Sánchez con ese plan de reformas» cuya única novedad es «el sablazo fiscal».