La diputada del BNG Mercedes Queixas ha cargado contra la «década negra» para el idioma gallego con el PP en la Xunta, de forma que urge al Gobierno autonómico a revisar el actual marco educativo para acabar con la escuela «desgalleguizadora». «Abandonen el búnker negacionista», ha clamado.

En respuesta a una interpelación en el pleno del Parlamento gallego, el conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, ha tendido la mano para «trabajar en positivo» y «no tener una visión tan negacionista» en la que el Bloque solo observa «los datos que interesa ver».

Al respecto, el conselleiro ha reprochado al Bloque usar argumentos «cientos de veces escuchados» porque «solo le vale su modelo». «No podemos imponer a nadie que hable una lengua u otra», afirma.

Así, Rodríguez remarca que «la lengua en Galicia no es motivo de confrontación», mientras se ha referido a datos del Informe PISA para asegurar que la comunidad gallega está en «cabeza en conocimiento, destrezas y uso» del idioma propio de su comunidad en comparación con otras autonomías.

Igualmente, ha destacado que el gallego es una lengua «viva», y pone como ejemplo el proyecto de inteligencia artificial Nós, que busca que se pueda emplear el gallego en asistentes de voz, correctores y traductores.

CRÍTICAS

En su réplica, Queixas ha lamentado que da igual que las máquinas vayan a hablar en gallego si «los niños saben hablar menos en gallego». De hecho, demanda «eliminar la prohibición» de impartir en gallego la materia de tecnología.

Además, se ha referido a las diferentes alertas de instituciones como la RAG por el «inaceptable» retroceso existente en el gallego. Al respecto, se ha referido al informe del Consejo de Europa que demanda que se eliminen las limitaciones a la enseñanza del gallego, al tiempo que ha hecho mención al estudio del Instituto Galego de Estatística sobre el «grave descenso» en la competencia lingüística en gallego entre los niños.

Por todo ello, Queixas reprueba que el Gobierno gallego «optó por mirar para otro lado», «pese a todas las advertencias de esta década».