El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, ha defendido que la reforma de la Ley gallega de Salud está «avalada» por los servicios jurídicos de la Administración autonómica y considera que el recurso presentado por el Gobierno central ante el Tribunal Consitucional «deja a Galicia en una situación complicada».

A preguntas de los medios este miércoles en la inauguración de una exposición en Santiago, el número ‘dos’ del Ejecutivo autonómico ha señalado que «es difícil de entender» la decisión del Gobierno central, al que ha afeado que dé este paso cuando «habla de cogobernanza, coordinación y lealtad institucional».

Rueda ha afirmado que la elaboración de esta reforma legislativa fue fruto de la «inactividad» para dotar de un marco normativo a la gestión de la pandemia por parte del Gobierno central.

Según el vicepresidente primero, la Xunta elaboró esta reforma, «avalada» por los servicios jurídicos y que resultó aprobada a comienzos de año en el Parlamento gallego, para contar con «ese marco jurídico».

«Y ahora nos encontramos con este recurso sin contacto previo y sin voluntad de hablar entre los gobiernos», ha señalado Rueda, que cree que «al Gobierno central no le gusta» que Galicia cuente con «un marco jurídico» propio para la gestión de la pandemia.