Junts ha rechazado los Presupuestos al ser «insuficientes» para Cataluña en inversiones y distintas partidas, como dependencia, y por ser desde el Gobierno «cómplices» de la «criminalización política» al haber «presos y exiliados políticos», al tiempo que BNG ha pedido su devolución al Gobierno al considerar que faltan inversiones para Galicia y no ser «sociales». Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, les ha preguntado si prefieren mantener y «resucitar» los del PP del año 2018.

«No votaremos unos PGE a cambios de unas partidas presupuestarias mientras que nos separa la criminalización política; no deberían ser cómplices, sino solucionar políticamente», ha señalado la portavoz de Junts en el Congreso, Laura Borràs, a Montero durante su intervención en el debate de enmiendas a la totalidad en el Pleno del Congreso.

Borràs ha rechazado las nuevas cuentas públicas mientras que el Gobierno «no enmiende su actitud con Cataluña, no reciba el dinero que merece y reciba represión que no merece», al tiempo que ha criticado que se mantenga el «déficit inversor» en Cataluña, con un 16,5% del total territorializado y un 10,4% del total.

Además, ha pedido la devolución de las cuentas al considerar al quedarse «lejos» de combatir la morosidad, y no enmendarse la «contradicción mayúscula e inaceptable» de no permitir trabajar a hostelería y otros sectores con las restricciones pero no congelar los impuestos. También ha tildado de «insuficientemente ridícula» la cifra de crecimiento de 600 millones de dependencia, y ha reprochado que no se corrija la «infrafinanciación» en sectores como la Sanidad y el transporte público, como Cercanías.

Ante la pandemia, ha dicho que les obliga a ser «más exigentes y más responsables que nunca y a hacer más política que nunca», frente a la «coartada» que considera que hace el Gobierno de la pandemia para hacer «chantaje» a quienes se oponen a los PGE.

CRÍTICAS POR EL «DETERIORO DEMOCRÁTICO» Y LA «MONARQUÍA CORRUPTA»

Junts ha criticado que se destine «más presupuesto que nunca» a la Casa Real a pesar de que «es evidente que el Rey emérito no les necesita para financiarse», y ha subrayado que los PGE no son un requisito «sine qua non» para recibir los fondos europeos, pero si dependerá en cambio del «respeto a los derechos democráticos».

En este punto, ha recordado la nueva resolución de Amnistía Internacional sobre la liberación de «los Jordis». «Que no llegue el día que por perseguir la desidiencia catalana los ciudadanos españoles se queden sin ayudas europeas», ha apostillado. De hecho, ha dicho que los motivos de algunas formaciones como ERC para enmendar anteriores Presupuestos podrían se reproducidos «palabra por palabra» e incorporar elementos que «acrecentan el deterioro democrático».

A la crítica al alza del presupuesto de la Casa Real se ha sumado el portavoz del BNG, Néstor Rego, quien considera «injustificable» que, «después de los escándalos relacionados con la corrupción de los Borbones, de las cuentas con millones en paraísos fiscales y el dispendio con tarjetas opacas, se decida subir lo asignado a la Monarquía corrupta».

Además, ha rechazado los Presupuestos porque no cumplen con el «país» gallego al caer las inversiones más del 11% en relación con las cuentas de 2018 del PP «ya de por sí insuficientes», y ha denunciado que hay actuaciones urgentes en infraestructuras que no cuentan con ninguna partida presupuestaria, por lo que ha reclamado más inversiones.

También ha pedido modificar el sistema tributario para que «paguen más los que más tienen» y elevar pensiones mínimas para equipararlas al Salario Mínimo.

MONTERO AFEA A JUNTS Y BNG QUE «RESUCITEN» LOS PGE DEL PP

Por su parte, la ministra de Hacienda ha afeado a Junts y especialmente al BNG que no hayan tenido «altura de miras» al presentar sus enmiendas a la totalidad en vez de permitir la tramitación y presentar enmiendas parciales, ya que con su postura «resucitan» las cuentas del PP de 2018.

A Borràs (Junts) le ha reprochado que no aparquen sus «cálculos partidistas» y estén «más preocupados por continuar en una huida hacia adelante que por acotar los problemas a los ciudadanos». En este sentido, se ha preguntado si a Junts le «va bien» que haya «polarización de la vida política» y no les interesa un Ejecutivo «progresista que atienda las reivindicaciones de Cataluña». «Parecería que viven mejor instalados en la bronca y la confrontación política buscando héroes y villanos más que mejorar el día a día de los catalanes», ha dicho.

Borràs le ha respondido cuestionando el progresismo del Gobierno ante la «excepcionalidad democrática» por el procés y ante las palabras de la ministra del «viaje a ninguna parte» le ha avisado de que «el viaje tiene un destino clarísimo hacia la independencia».

A su vez, Montero ha dicho lamentar la enmienda a la totalidad del BNG cuando «solamente se ven ventajas para Galicia» en los PGE, si bien le ha pedido tener «rigor» respecto a las inversiones de Alta Velocidad para que el AVE llegue a todos los partidos. «Claramente BNG y Junts dan un paso atrás», ha agregado, pidiéndoles que «repiensen» su voto «conjuntamente al menos con el PP y Vox».

SE ESTUDIARÁN PROPUESTAS DE PDeCAT, MÁS PAÍS Y COMPROMÍS

De su lado, Ferrán Bel, diputado del PDeCAT y uno de los cuatro diputados de Junts que se desmarcará de la formación para avalar la tramitación de los Presupuestos, ha justificado darle «una oportunidad para mejorarlo entre todos» como «gesto de responsabilidad».

Bel ha reconocido las «buenas palabras y buenas intenciones» del Gobierno, pero ha avisado de que «no es suficiente» y ha reclamado aumentar las ayudas a los autónomos en la línea de las medidas aprobadas en la primera ola.

Asimismo, detecta «margen de mejora» tanto en el lado de los ingresos como en el de los gastos. «Lo hemos fiado todo a que la vacuna esté muy pronto y el repunte del tercer trimestre se pueda reproducir. Si es así, se podrá cumplir. Si no, tendremos problemas», ha dicho. Ha pedido un decreto de ayuda a fondo perdido para el transporte público municipal y otro para pymes y autónomos que se han visto obligados a cerrar.

Por su parte, Íñigo Errejón, de Más País, ha comparado los nuevos Presupuestos a la vacuna anunciada para la lucha contra el coronavirus, que «no ha aterrizado y necesita tiempo».

«Tienen que concentrarse y aterrizar en un panorama social devastado», ha dicho, justificando que los van «a dejar pasar» en su examen de totalidad «porque apuntan en la buena dirección».

En todo caso, ha instado a mejorarlos en la negociación con los grupos –«A este Gobierno le hace mejor el Congreso»– y ha pedido un «Estado fuerte» para que la solicitud de ayudas no acaben siendo «las doce pruebas de Astérix» y las empresas puedan tenerlo detrás con medidas de asistencia ante un panorama de cierres, antes que a los fondos de inversión.

«Son Presupuestos mejores, pero mejorables», ha dicho, por su parte, Joan Baldoví, que ha justificado la tramitación de las nuevas cuentas para que los Presupuestos de 2018, los últimos del ministro ‘popular’ Cristóbal Montoro, «pasen a la historia de una puñetera vez».

A estos partidos que han facilitado la tramitación de los PGE (PDeCAT, Compromís y Más País) Montero les ha agradecido su postura y ha repasado el aumento de las partidas para Cataluña y Valencia, si bien se ha mostrado abierta a negociar las «aspiraciones» de inversión en el trámite de enmiendas parciales.

También se ha mostrado ante Bel (PDeCAT) «convencida» de que será posible un «diálogo beneficioso» para Cataluña «imprescindible» para «superar con la fuerza de la palabra situaciones de desencuentro», y ha expresado su vocación de encontrar un encuentro.