La Audiencia Provincial de A Coruña ha revocado, tras estimar un recurso presentado por los afectados, la sentencia que dictó en febrero de 2021 el Juzgado de Instrucción número 4 de A Coruña en la que condenaba a pagar una multa de 180 euros a cada una de las ocho personas que subieron a través de una escalera al balcón de la Casa Cornide, propiedad de los Franco, en septiembre de 2017, durante una protesta.

El juez, consideraba a ocho de los ‘9 de Cornide’, activistas vinculados al BNG, autores de un delito leve de coacciones y absolvía a uno de los acusados al considerar que no se acreditaba que hubiese accedido a la vivienda. Los condenados, según la sentencia, permanecieron unos 50 minutos en el balcón desde que fueron requeridos por un agente de la Policía Nacional para que bajasen.

Entendía, asimismo, que los condenados –Elvira Branco, Armando Carril, Manuel Méndez, Carolina Fernández, Andrés López, Salvador González, Óscar Calvo y Bieito Lobeira– utilizaron durante la reivindicación «medios indebidos y limitantes, cuando no directamente ofensivos, de los legítimos derechos de terceros».

Y de los nueve juzgados, solo absolvía a Dani Carballada que en la vista declaró que no se subió al balcón y que se limitó a ayudar a los demás a bajar cuando apareció una escalera. Todos ellos situaron la protesta de ese día en una «acción simbólica» frente a un «expolio», sostuvieron al reclamar la devolución al patrimonio público del inmueble.

Ahora, el fallo judicial de la Audiencia, con fecha de 15 de julio de 2022, y al que ha tenido acceso Europa Press, decreta la libre absolución de todos ellos. El fallo incide en la libertad de expresión y en el carácter simbólico de la actuación.

«Orgullosos» de la acción, los ‘9 de Cornide’, a través de Elvira Blanco, han trasladado su «satisfacción» por este fallo judicial que considera que les da razón cuando, en su día, defendieron que la acción fue «un acto de libre expresión frente a la injusticia que supone que los Franco sigan ostentando a propiedad de este bien, que debe ser público».