El alcalde de Sada (A Coruña), Benito Portela, ha dirigido cartas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; al conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, así como al secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez, instando a la adopción de «acciones inmediatas» que impidan la retirada de bienes muebles por parte de los Franco.

En lo que respecta a la Administración General del Estado, dichas acciones, según recoge en un comunicado, se refieren a la interposición ante los Juzgados de A Coruña de una demanda civil reivindicatoria de los bienes muebles ubicados en Meirás, incluyendo la solicitud de medida cautelar impeditiva de la retirada mientras dure el proceso judicial.

Respecto a la Xunta, el alcalde de Sada solicita la incoación de expediente de modificación del decreto BIC de las Torres de Meirás para incorporar al mismo los bienes y conjunto de bienes que aseguren «la integridad del sitio histórico». Una incoación que, de así estimarlo Xunta y Estado, podría llegar «precedida de un acuerdo conveniado».

En sus escritos, Benito Portela recuerda que el auto del Juzgado del pasado 15 de julio y la correlativa declaración de un conjunto de bienes como inmuebles e integrantes o pertenencias del Pazo Torres de Meirás, de manera que no pueden ser retirados por la familia Franco, no incluye la mayor parte de los bienes ubicados en Meirás.

Alude, en concreto, tanto de los bienes procedentes de la etapa de Emilia Pardo Bazán (transmitidos en 1938), como de los colocados e instalados por el Estado en las Torres de Meirás en la etapa de la dictadura; elementos y conjuntos que, alerta, «de no remediarlo, y de adquirir firmeza del mencionado auto, podrían ser retirados en poco tiempo por los herederos del dictador».

FRENTE A LA «PASIVIDAD» E «INACCIÓN»

«El Ayuntamiento de Sada hizo todo lo posible para batallar con los Franco a efectos de impedir el vaciamiento de los bienes muebles de Meirás, pero no puede hacer aquello que le corresponde al Estado (demanda reivindicatoria) o a la Xunta (modificación BIC). La pasividad y inacción solo beneficia a los Franco», ha manifestado Benito Portela.

En las misivas, el alcalde de Sada advierte a Xunta y Estado de que el itinerario previsible de la vía incidental a la que se refiere el auto judicial del pasado 15 de julio, y «de no remediarlo Estado y Xunta, puede llevar como resultado «a la retirada de bienes muebles fundamentales y esenciales de las Torres de Meirás».

«Que los Franco, los herederos del dictador, puedan, en poco tiempo, sacar por la puerta de Meirás mobiliario de Pardo Bazán, de Patrimonio Nacional o bienes colocados e instalados por el Estado desde 1938 a 1975, sería además de una irresponsabilidad histórica, un daño irreparable para el dominio público y para la propia integridad de continente y contenido del BIC», ha concluido.