La Xunta ha autorizado el proyecto de extracción, traslado y recolocación de los petroglifos de Nostián, el afloramiento arqueológico que fue descubierto en el trazado del futuro poliducto que quiere construir Repsol para conectar su refinería con el puerto exterior de A Coruña, según informa.

Se trata, explica, de «un proyecto necesario para conseguir la autorización de la obra y que fue presentado por la refinería con el objetivo de proteger el conjunto antrópico y natural, formado por dos grabados circulares que, aunque no son perceptibles a simple vista, están asociados a un conjunto de cazoletas de origen natural».

Así, la autorización por parte de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural supone la conclusión de la primera fase que continuará con la adecuación del trazado proyectado.

Con un plazo de ejecución de 50 días, la compañía informa que el plan «respetará la configuración actual del conjunto, retirando solo los dos elementos circulares con incidencia en la traza y restableciéndolos a su ubicación original, una vez finalizadas las obras del poliducto».