La ciudad de Lugo se ha despertado este sábado con los restos de un botellón en el barrio del Carmen, una zona protegida de la ciudad que ha sufrido daños de diversa consideración durante la pasada madrugada.

El edil de Medio Ambiente, Álvaro Santos, ha recordado que esta práctica está «prohibida» y ha advertido de que puede acarrear «importantes multas por parte de las autoridades», sobre todo en el contexto de crisis sanitaria por la COVID-19.

Los autores provocaron diversos daños en la zona, que obligó a desplegar un dispositivo especial de limpieza para acondicionar el lugar.

Santos ha advertido de que «la gravedad de los hechos van más allá» de la situación sanitaria, puesto que la zona está muy próxima al Casco Antigüo y por el pasa la Vía Romana XIX y el Camino Primitivo.

Por ello, ha realizado un llamamiento a los ciudadanos, y especialmente a los jóvenes, a cuidar el patrimonio y a respetar los espacios públicos y ha reiterado que «los insolidarios» se exponen a «importantes sanciones económicas».