La emigración está dejando una huella muy profunda tanto en el campo demográfico como en desarrollo científico y social. Así lo sienten algunas voces, que niegan la efectividad de las políticas de retorno de la Xunta de Galicia y remarcan que las ayudas a emigrantes retornados tampoco son efectivas. A esto se le añade que el retorno más numeroso son gallegos de primera y segunda generación, la mayoría de ellos de lugares donde las condiciones de vida han empeorado en los últimos años. También hay retornados de primera generación que vuelven con sus pensiones del país donde vivieron, todo por una cuestión de ahorro. ¿Por qué sigue emigrando la gente joven y con la mejor formación en generaciones?

AYUDAS PARA RETORNADOS

La Estrategia Retorna 2020 de la Secretaría General de Emigración, dependiente de la Presidencia de la Xunta, busca consolidar la estancia de personas que deciden retornar a Galicia. De esta manera se han habilitado líneas de ayudas para emprendedores, bolsas para masters y otras áreas. Aun así, estas propuestas del departamento que dirige Antonio Rodríguez Miranda, no tienen ningunha efectividad según la oposición parlamentaria.

Luca Chao, del Grupo Común da Esquerda, además de señalar que la gente nueva sigue marchando de Galicia, subraya también que “la propaganda de estos días sobre los retornados oculta la realidad. Los que están retornando no son chicos y chicas que se fueron”. Chao no ve las medidas de retorno de la Xunta como pensadas para la gente retornada. “El programa estrella del plan retorno está pensado para emprendedores, personas que tenían negocios fuera y que los instalen aquí”.

Desde En Marea, Paula Vázquez Verao, las ayudas podrían servir para consolidar la vida de los chicos y chicas retornados y para tener unas condiciones de trabajo dignas. Con todo las ayudas no son suficientes para Vázquez Lo verá, porque “además de falta de inversión en I+D+i, hay mucha juventud cualificada que prefiere coger trabajos de alto nivel en Europa, porque aquí ya vemos que pasó con los investigadores”.

El presupuesto para 2020 recogía “becas especiales para estudiantes que venían de Venezuela, era una cantidad pequeña, además de ayudas para emprendedores retornados de cualquier país” dice Patricia Vilán, del PSdeG. “El problema está en la equiparación de títulos para estudiantes, si no existe, no tienen acceso a las becas”. Por otra parte, las personas que vienen a trabajar como emigrantes retornados y muchos no tenían alta en la Seguridad Social del país donde vivían. “No hay documentación para justificar que trabajaban en ese país y por tanto no pueden pedir las ayudas”.

“No basta con un plan que solo va a por la foto y que no soluciona lo que es un problema estructural” señala Montse Prado del BNG. “Quien retorna son gallegos o hijos y nietos de gallegos que huyen de lugares donde las situaciones social y económica son desfavorables”. Los datos que ofrece Prado hablan de 200.000 personas emigradas en diez años, siendo el número de mujeres jóvenes superior al de los hombres.

Raquel Arias, del PP, afirma que el plan Retorna 2020 busca atraer a 20.000 gallegos, un 60% menores de 45 años. El presupuesto total del plan es de 235 millones de euros para más de 200 medidas en marcha de todas las instituciones vinculadas al gobierno gallego. “En 2019 se ayudó a 20 familias directamente con ayudas para retornar, hubo bolsas de excelencia para juventud exterior, unas 170 personas” señala Raquel Arias. La diputada popular señala también que todas las consellerías tienen en marcha apoyos específicos para emigrantes retornados de los que “el 60% de los que pidieron ayudas se asentaron en el rural con medidas específicas y transversales”.

MOVIMIENTO CONTINUO CARA FUERA

“En los últimos diez años se han ido 103.000 personas de entre 16 y 34 años” dice Luca Chao. Buena parte de las personas que buscaron oportunidades fuera, eran personas con una alta calificación académica. La diputada de En Común da Esquerda ve en esto una clara desatención al potencial interno que tiene Galicia. Por eso cree que las políticas de migración del gobierno Feijóo “se dirigen a un público específico, la segunda generación, los nacidos en el extranjero, pero no ha creado una política que evite la marcha de gente nueva y propiciar el retorno de esa gente”.

“Sí hay constancia de una salida de personas hacia mercados más atractivos según su formación” señala Vázquez Verao. Uno de esos mercados, el británico, ahora mismo está creando dudas por el Brexit, que con el gobierno de Boris Johnson, parece estar ya encaminado. Verao señala también la tendencia de una “juventud cualificada que prefiere coger trabajos de alto nivel en Europa”. La explicación está en recordar lo que pasó con los investigadores que estaban con unas condiciones muy precarias la mayoría de ellos. “En la práctica, la mayoría de las ayudas para trabajo destinadas a gente joven no se ejecutan, así como las de vivienda social” explica Patricia Vilán. La política para gente joven en Galicia tiene unos déficits enormes, eso explica “que la gente emigre y por otra parte, que haya menos hijos que en el resto de España”.

Si hablamos de expectativas poco favorables dentro del ámbito urbano, así como en el ámbito de personas con estudios superiores, Montse Prado añade a esto “que se emigra más desde el rural, sobre todo mujeres jóvenes por la falta de oportunidades además de la sobrecarga de trabajo añadido”. Otras fuerzas políticas no pudieron avalar este dato. Donde sí parecen coincidir los demás grupos con Prado es que “desde el comienzo de la crisis económica en 2008, ha habido un aumento constante en el número de emigrados”.

Raquel Arias, preguntada sobre el balance migratorio en Galicia contesta que “objetivamente en la última década entraron más personas de las que salieron, el último año que se puede contabilizar, 2018, entraron 13.000 personas más de las que salieron”. Arias estima además que con carácter general “Galicia recibe más gente de la que se va y vuelve un número importante de retornados”.

MEDIDAS PARA FRENAR LA EMIGRACIÓN

Las propuestas para frenar la emigración de personas, la mayoría gente muy joven y con excelente preparación, piden un cambio radical en el conjunto de políticas sociales, laborales y de inversión. No obstante, también hay quien defiende las políticas de retorno actuales llevadas adelante por la Xunta y por tanto, no ven necesidad de cambios en el modelo actual.

“El programa Retorna 2020, facilita que los retornados puedan emplearse aquí además de las bolsas de mestrado” recuerda Raquel Arias. La diputada del PPdeG ve algún defecto cuando “la pareja de la persona retornada no es española o los hijos no tienen la nacionalidad, pues puede haber problemas con los permisos de trabajo”. De esta manera, “llevaremos al Parlamento que simplifique y flexibilice los trámites para esa gente y la homologación de títulos”.

En Marea analiza la situación como un conjunto estructural que tendría que haber cambiado totalmente, desde las infraestructuras hasta las mismas políticas internas en todos sus aspectos. Sobre esto, Vázquez Verao señala un cambio necesario y urgente de la ley sobre la cuestión demográfica por que “las políticas natalistas no sirven y también hay que dignificar las condiciones de trabajo”. Ven necesario que las infraestructuras “vertebren el país con la supresión de los peajes y mejoras en el transporte públicoe apoyar el medio rural”.

Luca Chao analiza la situación de las personas tituladas que marchan como una pérdida de capital, “porque costou mucho formar esa gente”. El principal punto para el Grupo Común da Esquerda es enfocarse en políticas activas de empleo, “este fue un aspecto en el que el gobierno de Feijóo, en estos diez últimos años, ha sido dónde más ha recortado”. La diputada recuerda que “en torno un 60% de los fondos para políticas activas de empleo fueron eliminados, o cambia o la gente no retornará”. Sobre la mejora de políticas en empleo digno, vivienda y oportunidades coincide con Patricia Vilán.

Montse Prado ve necesario que “haya un gobierno que crea en el país y lleve adelante una serie de reformas para consolidar proyectos productivos, esto no sería inmediato, por tanto hablamos de un cambio del modelo productivo”. Raquel Arias ve positivamente las políticas aplicadas por la Xunta de Galicia “que está teniendo muy buenos resultados y ante el reto demográfico que vive Galicia es necesario atraer gente de fuera”. Sobre esto último señala que “tenemos una oportunidad importante, ya son gallegos y tienen más en común con nosotros”.

Las posturas son totalmente dispares. La oposición ve un saldo migratorio absolutamente desfavorable para Galicia, con una pérdida importantísima de gente joven, mucha de ella con preparación superior, y que esto ahonda más la desestructuración del territorio así como el envejecimiento de la población. Por su parte, el PP, considera positivos los datos de los últimos diez años, estimando mayor el número de personas que entraron que las salidas.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Tu nombre