El acoso laboral, también llamado mobbing, es una situación de maltrato hacia el trabajador o trabajadora. Puede realizarse mediante amenazas, coacciones, críticias al desarrollo laboral de la persona, frenar las iniciativas de ese trabajador o trabajadora o menospreciarla delante de los y de las compañeras de trabajo.

Existen colectivos que sufren en mayor medida el acoso laboral por diversas razones. Las mujeres, las personas con diversidad funcional, empleados y empleadas con responsabilidades familiares y aquellas personas que viven situaciones afectivo-sexuales diferentes a la familia o pareja “tradicional”. Estos serían los grupos que más sufrirían el asedio por parte de acosadores.

QUE ES EL ACOSO LABORAL A MUJERES?

Existen variantes de acoso que afectan de manera directa a las trabajadoras. Según Marga Corral, de la CIG, pueden ser “el acoso laboral propiamente, el sexual y acoso por razón de sexo”. La diferencia entre estos dos está en que el acoso por razón de sexo “incluye no solo cuestiones machistas o sexistas, sino todo lo relacioando con la maternidad y los cuidados”. Además, hay que añadir el acoso por razón de identidad que sería aquel “por identidad afectivo-sexual, mujeres trans, lesbianas o que tengan una familia diferente a la pareja heterosexual”.

“La ley de igualdad reconoce el acoso sexual y el acoso por razón de sexo” dice Mónica Rodríguez de UGT. Las estadísticas sobre acoso laboral a mujeres y otros tipos de acoso “son escasas o no las hay, con lo que nosotros decimos que es una discriminación evidente, si no las hay parece que el problema no existe o no se quiere hablar de él”. En tal caso, Rodríguez apunta que el 95% del acoso sexual va dirigido a mujeres, el 5% a hombres procedente mayormente de otros hombres.

“El acoso laboral tiene diferentes definiciones, el que más sufren las mujeres es el sexual” dice Mamem Sabio de CCOO. “Con todo, es aquella actitud, presión, insulto o acción que atente contra la dignidad de la persona”. El principal objetivo del acoso a mujeres en el ámbito laboral es hacerlas sentir débiles hasta que acaben rindiéndose.

IDEOLOGÍA DETRÁS DEL ACOSO LABORAL A MUJERES?

¿Las ideas preconcebidas sobre las mujeres en entornos laborales pueden deberse a una ideología? “Sí, todo este tipo de acosos se rigen por el machismo, todos los tipos de acoso son intrínsecos” señala Marga Corral, que añade “no hay una sola situación de acoso sexual (a mujeres) que no implique acoso laboral”. No obstante, el acoso sexual puede ser aislado en el tiempo mientras que el acoso laboral es reiterado en el tiempo.

La “ideología machista” se deja notar más en sectores laborales “ masculinizados”, donde la presencia exclusiva de hombres aún no se ha superado o no se ha roto. “Es cierto, cuando hablamos sobre la incorporación a sectores masculinizados, muchas compañeras dicen que no fue fácil en los primeros momentos” señala Mónica Rodríguez.

“Hay hombres que aceptan de buen grado la entrada de mujeres dentro de áreas laborales masculinizadas, aun así, ellas tienen que demostrar que valen” dice Mamem Sabio. “Si eres hombre no te hacen digamos, “un examen”, pero si eres mujer, debes demostrar que vales y mucho más”.

¿MATERNIDAD Y CONCILIACIÓN, FACTOR DE RIESGO?

El hecho de que una mujer se incorpore al trabajo luego de su maternidad, puede ser motivo de mobbing y acoso laboral. ¿Por qué? “Porque hay una concepción machista de cuál debe ser la responsabilidad de esas mujeres” dice Marga Corral. Detrás puede haber una posición de poder claramente patriarcal de quien considera que esa persona trabajadora debe ser “castigada por no entrar dentro de su concepción de maternidad”.

“Es algo que impera en el acceso al empleo como en el mantenimiento del mismo” declara Mónica Rodríguez cuando habla sobre conciliación. “Hablamos más del acceso, porque tienen perjuicios como que será la mujer la que va al médico con el hijo o con el familiar, los estereotipos influyen mucho”. Las reducciones de jornadas ya están más normalizadas, aunque el 75% de las peticiones son de mujeres, pero ya va aumentando el número de hombres que piden reducción para cuidar los hijos.

DENUNCIAS

Las situaciones de crisis económica y laboral son contextos donde las situaciones de acoso laboral a la mujer pueden aumentar. Desde el año 2008, durante los años de crisis el aumento de casos fue exponencial. Casos, pero no denuncias. ¿Por qué no se denuncia? “Porque no todos los casos que podemos considerar a nivel ético como acoso, se traducen en denuncias” remarca Marga Corral.

Desde UGT señalan que también hay reticencias para denunciar “debido al temor a represalias o despido, la desconfianza en la propia utilidad de denunciar y la voluntad de olvidar lo sucedido” porque son situaciones difíciles de gestionar a nivel psicológico. Con la normalización de ciertas conductas sexuales, “a veces pensamos que determinados comportamientos sexistas son normales, pues ni lo son ni tienen que parecer normales”. Por otra parte, la ausencia de declaraciones de testigos también es un impedimento para llevar a juicio a quién acosa.

Más del 65% de las mujeres no se atreve a denunciar las situaciones de acoso” dice Mamem Sabio. “En ocasiones, la empresa en vez de parar al acosador, castiga la víctima”. A esto hay que sumarle la presión psicológica que padece la acosada porque “piensa si acaso tendrá ella la culpa, habré sido yo, o estaré exagerando”. Y a esto hay que añadirle “el miedo a que no te crean”.

¿ EXISTE UN PERFIL DE TRABAJADORA ACOSADA?

“Tenemos casos de mujeres jóvenes y mujeres mayores en lo que se refiere al acoso laboral” señala Marga Corral. Aun así, en las denuncias por acoso sexual sí que hay un factor predominante “cuando la persona es joven o comunica que está atravesando un proceso de separación o divorcio”. El hecho de acosar a mujeres más jóvenes y a las que están en trámites de separación o divorcio, Corral lo explica por la sensación de poder que cree tener quien acosa. Ese poder le daría “derecho” a imponerse a sus trabajadoras.

“Las personas que son más vulnerables por circunstancias vitales y personalidad son más fáciles de acosar” dice Mamem Sabio. “Para que esto no suceda lo que se debe potenciar es la prevención en el ámbito laboral”. La prevención, segundo dice Sabio, comienza por la sensibilización del personal dentro del lugar de trabajo y sobre todo, de quien gestiona Recursos Humanos.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Tu nombre