El BNG mostrará este martes, durante el debate en el Parlamento con el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que tiene una «alternativa» de gestión sanitaria frente a un PP que es «un peligro para la salud de los gallegos» al buscar «beneficiar lo privado» y «desmantelar lo público».

Así lo ha avanzado este lunes en rueda de prensa la portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón, tras mantener una reunión con la Plataforma SOS Sanidade Pública –de la que forma parte la propia formación nacionalista, junto a otras fuerzas políticas y sindicales– de cara al impulso tanto de la iniciativa legislativa popular (ILP) que prepara para mejorar la Atención Primaria como de la manifestación del próximo 12 de febrero en Santiago de Compostela.

Pontón, tal y como ha expresado en una comparecencia junto al portavoz de SOS Sanidade Pública, Manuel Martín, espera que el conselleiro no acuda al Parlamento «con autocomplacencia», sino a «poner encima de la mesa alternativas» con las que «rectificar» sus políticas que llevan al «colapso» del Servizo Galego de Saúde (Sergas).

En este sentido, la líder del Bloque ha explicado las propuestas nacionalistas en la línea de «blindar por ley la financiación» en Atención Primaria y fijarla en un mínimo del 25 por ciento del gasto sanitario, tal y como recomienda la OMS; así como habilitar «un plan de choque» para este mismo servicio «con 200 millones de euros de manera inmediata».

Además, reclama una ampliación de la cartera de servicios de la Primaria con más profesionales, entre ellos psicólogos clínicos, y que la Xunta asuma «las competencias al 100 por 100» en planificación sanitaria, concretamente en lo que respecta a la formación MIR, ya que por ahora la acreditación de las plazas corresponde al Gobierno estatal.

«NO A LAS POLÍTICAS DE DESMANTELAMIENTO»

Ana Pontón ha cargado contra la gestión del PP en el Ejecutivo autonómico, porque «trabaja en contra del derecho a la salud de las personas». Por eso, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para acudir a esa «gran movilización» que SOS Sanidade Pública prepara para el 12 de febrero para «decir ‘no’ a las políticas de desmantelamiento».

En este contexto, ha alertado de que la Atención Primaria gallega «está en la UCI, literalmente», como «resultado de 13 años de políticas, recortes y privatización del PP». Para reforzar su postura, ha ofrecido varios datos: el gasto en Atención Primaria se sitúa «en el 14 por ciento» del total dedicado a sanidad y se sitúa en «300.000 euros menos que en el año 2009», si se aplica el efecto de la inflación durante los últimos años.

A esto ha añadido que el gasto en Primaria por habitante es «el tercero más bajo» de las comunidades autónomas y que no hay «ni un médico por cada 1.000 habitantes», ya que la ratio se sitúa en 0,84. «Es una de las cifras más bajas del Estado, y ya el Estado español tiene las cifras más bajas de la Unión Europea», ha explicado a continuación.

Asimismo, Pontón ha denunciado que el Sergas «no cubre ausencias de personal» y tiene puntos de atención continuada (PAC) donde «no hay ni un solo médico», al tiempo que «se ponen sobre la mesa propuestas para cerrar centros de salud» y hay «niños que nacen en la Galicia de 2023 y que no tienen un pediatra asignado».

Todo ello mientras «se quiere seguir favoreciendo el negocio de la privada» y se produce «una cascada de dimisiones y destituciones» debido a la «estrategia de acoso a la sanidad pública».

«Vamos a denunciar una y mil veces que el PP es un peligro para la salud de los gallegos y las gallegas. Queremos vivir en un país donde el acceso al sistema sanitario no dependa de la cuenta bancaria, sino que sea un derecho fundamental de todas las personas», ha zanjado.

«EL INICIO DE LA RECUPERACIÓN DE LA PRIMARIA»

Por su parte, el portavoz de SOS Sanidade Pública ha enmarcado el encuentro de este lunes en una «reunión de trabajo» interna de la propia plataforma, pese a las «maniobras» de la Xunta de asegurar que es el Bloque el que convoca la protesta del día 12. Efectivamente, «el BNG está trabajando» en esta línea, pero con un «perfil de unidad» junto con otras formaciones políticas –como PSdeG y Podemos– y sindicatos.

Manuel Martín confía en que la manifestación suponga «el inicio de la recuperación de la Atención Primaria», a través de las «alternativas» que SOS Sanidade ya expuso en el consejo técnico que puso en marcha la propia Xunta.

Además, ha deseado que el «éxito» de la recogida de firmas para presentar la iniciativa legislativa popular en el Parlamento consiga su final aprobación, pese a que ha reconocido las «muchas dudas» que guarda en este sentido debido a la mayoría absoluta del PP.

EL PP DEFIENDE A LA XUNTA

Posteriormente, en otra rueda de prensa, el portavoz parlamentario del Grupo Popular, Pedro Puy, ha defendido la gestión sanitaria de la Xunta y ha relacionado las protestas con la proximidad de las citas electorales: «El hecho de que haya estas manifestaciones es que no se conoce la situación o se quiere desgastar de camino a las municipales».

Puy ha rechazado hablar de «recortes» y ha insistido en que «la situación es mejor que en 2009» en cuanto a presupuestos y personal. Aunque ha reconocido que «hay problemas» en áreas determinadas como en Medicina de Familia y Comunitaria, ha alegado que «tiene que ver, entre otras cosas, con la inexistencia de una especialidad de Urgencias» que reclaman al Gobierno central.

«Todos estos problemas existen, pero no tienen que ver con el gasto sanitario como dice Pontón. Es evidente que en toda España se está haciendo de la sanidad una cuestión política, pero eso es poco positivo para los problemas», ha remachado el portavoz del PPdeG.