Galicia alcanza su mínimo histórico en la tasa de abandono escolar, un 8,1 por ciento, lo que la sitúa como tercera comunidad autónoma con mejor tasa de éxito escolar, solo por detrás de País Vasco (4,8% de abandono) y Cantabria (6,4%).

La Comunidad gallega registró en el año 2021 el 8,1 por ciento de abandono, lo que supone un descenso en casi cuatro puntos con respecto a los datos de 2020 (12 por ciento), la mayor bajada interanual de esta tasa desde que existen registros.

Además, este dato sitúa al sistema educativo gallego a más de cinco puntos de distancia de la media estatal, que es del 13,3 por ciento, la primera vez en una década que se produce una diferencia de esta envergadura con el dato español. Solo las tres primeras comunidades mencionadas, incluida Galicia, junto con Navarra (9,1%) están por debajo de la media que la Unión Europea marcó como meta para el año 2020, que es el 9,9 por ciento.

Desde el año 2009, en el que se registró un 25,8 por ciento, el abandono educativo temprano en Galicia se redujo en 17,7 puntos, algo que la Xunta atribuye a los programas de mejora impulsados a favor del «esfuerzo y el éxito escolar».

Así, ha impulsado diferentes iniciativas, como los contratos-programa y el Plan Recupera, que va dirigido a reforzar las competencias del alumnado que lo precisa e impulsar la mejora de la calidad educativa.

Según explica la Xunta, la finalidad es que «nadie quede atrás» y que «cada alumno alcance su máximo en el sistema, previniendo el abandono educativo temprano», el cual se define como el porcentaje de población entre 18 y 24 años que no completa el nivel de educación secundaria segunda etapa y no sigue ningún tipo de formación (reglada o no reglada).

Para el Gobierno gallego, la implantación de programas como EduLingüe o la Estrategia gallega para la educación digital, que avanzan en el conocimiento de lenguas extranjeras y en las competencias digitales, científicas y matemáticas, todas ellas «fundamentales» en el actual mundo globalizado, «contribuyen a incrementar el interés del alumnado por la educación y a fomentar su permanencia en el sistema».

MÁS ALUMNADO INTEGRADO

Por otro lado, la Xunta destaca que el hecho de que Galicia sea la primera comunidad con más alumnado con necesidades educativas especiales integrado en centros ordinarios supone también una «significativa ventaja».

La inclusión educativa «es la base del éxito escolar, dado que supone atender a cada estudiante en función de sus capacidades», fomentando el talento y disuadiéndolo de abandonar.

«ÉXITO DE TODA LA COMUNIDAD»

Así las cosas, el Gobierno gallego ha puesto el valor «el trabajo de toda la comunidad educativa en este camino hacia el éxito, muy especialmente de los equipos directivos y de los docentes, sin cuya implicación de los diferentes programas de innovación y de refuerzo que se impulsan desde la Consellería».

Además, el departamento de Cultura, Educación e Universidade destaca «la implicación de las familias y el trabajo del alumnado», porque también es «la base del hito» alcanzado.

La Xunta también pone de relevancia que la cultura del esfuerzo «es la que funciona para alcanzar nuevas metas y para conciliar resultados educativos que colocan a Galicia como referente de calidad educativa». «Un liderazgo que también confirman otras entidades, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos Desenvolvemento Económicos (OCDE), a través do seu informe PISA.