Delegados de CC.OO. Ensino se han concentrado este miércoles ante la sede de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade en Santiago de Compostela para exigir la cobertura de bajas médicas en los centros docentes del territorio.

El sindicato ha denunciado que la Xunta lleva sin cubrir vacantes de todos los cuerpos de personal docente desde el pasado 30 de noviembre y que actualmente hay unas 240, 136 en el cuerpo de maestros y otras 104 en secundaria.

Esta organización ha advertido, además, que esta situación se extiende a algunas interinidades que abarcan todo el curso académico, «con el prejuicio grave hacia el alumnado que esto significa».

A ello ha sumado, además, la no prolongación del programa ARCO de apoyo, refuerzo de competencias y orientación, a pesar de que los centros educativos así lo demandan.

El sindicato ha censurado lo que supone, a su juicio, «el mayor ataque a la enseñanza pública de los últimos años» y una vuelta a los recortes iniciados a principios de curso, coincidiendo además con la sexta ola de la pandemia.

Ante el silencio de la Xunta, el sindicato se ha concentrado ante la sede de la Xunta en San Caetano y ha solicitado a la Valedora do Pobo que interceda ante la administración gallega en la cuestión de las incapacidades temporales y la ampliación del programa ARCO.

Otras organizaciones, como el sindicato CIG-Ensino y la confederación Anpas Galegas, también denunciaron esta situación en las últimas semanas.

Asimismo, la Consellería de Educación trasladó a Europa Press el pasado viernes que «durante toda la pandemia la Xunta ha cubierto con gran agilidad las bajas, a veces incluso agotando listas».

«En este momento no existe un problema en este sentido, dado que los positivos por covid se concentran en el alumnado menor de 12 años, no en el colectivo del profesorado», señalaba el Gobierno gallego.