El alcalde de Ribeira de Piquín (Lugo), Roberto Fernández, ha reclamado un médico para el PAC de la localidad y ha denunciado los vaivenes en la asistencia facultativa de su municipio «desde hace seis meses».

El regidor, que se encuentra confinado tras dar positivo por covid-19 el lunes, ha anunciado que cuando salga del confinamiento entregará cientos de firmas a la Consellería de Sanidade para exigir que se reponga al médico en el PAC de la localidad.

«No podemos permitir que el centro esté sin facultativo. No sabemos cuándo tenemos médico, no sabemos cuándo vamos sí podemos ser atendidos o no», ha protestado el regidor socialista.

Roberto Fernández, que ha criticado que el área hospitalaria de Lugo no diese respuesta a este problema que él mismo trasladó personalmente, ha exigido al Sergas que «se cubra la atención médica» y ha criticado que, por ser un municipio pequeño, no puedan tener «los mismos servicios».

Ahora, conforme ha señalado, los vecinos de Ribeira de Piquín tienen que desplazarse al centro de Meira «que está a doce kilómetros de O Chao do Posadouro». «Pero hay vecinos de parroquias que tienen que hacer hasta cuarenta kilómetros» hasta este municipio limítrofe.

En cuanto a su positivo por Covid, Roberto Fernández, ha descrito que tiene unos síntomas «parecidos a los de una gripe», por lo que se encuentra confinado en su domicilio «apartado» él solo, dado que su familia no se ha contagiado.

Fernández ha recordado «la importancia de ser prudente, de la necesidad de usar mascarilla». «Yo me vacuné y aunque los síntomas son menores que sin estar vacunado, pero igualmente existe el riesgo de contagio», ha advertido.

«Sí no estuviera vacunado igual los síntomas serían mayores», ha destacado.