Dos meses después del final del estado de alarma y apenas unas semanas de la desescalada gallega que ha incluido la reapertura del ocio nocturno el primer fin de semana de julio, el comité clínico que asesora a la Xunta en la toma de decisiones en la pandemia por el SARS-Cov-2 se reunirá este martes con la lupa en las ciudades, que salvo en el caso de Santiago de Compostela y Ferrol, tienen la incidencia de casos por covid disparada en los últimos 14 días y, especialmente, acumulan decenas de casos en los últimos siete.

«No se puede minimizar el problema», ha advertido el especialista en medicina intensiva del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) e integrante del comité clínico, Pedro Rascado, en declaraciones a Europa Press. «Los datos son para empezar a estar preocupados», ha señalado.

El intensivista del CHUS ha observado que la incidencia está aumentando «de una manera diferente a olas anteriores, porque la población afectada es diferente», por lo que «habrá que actuar función de eso», ya que a priori es «de menor riesgo». «Pero hay un riesgo importante, no podemos minimizar el problema y pensar que no tienen complicaciones», ha aseverado.

Así, ha puesto el acento en el covid «afecta a todo el mundo» y en cualquier franja de edad «puede complicarse». No obstante, ha convenido que a la hora de tomar decisiones «hay que considerar la repercusión asistencial, ver cómo va evolucionando».

En este sentido, ha apuntado que los niveles de incidencia actuales «no son comparables cuando afectan a población de 30 o a población de 60 años». Por lo tanto, ha sostenido que «las medidas y los niveles no pueden ser iguales».

«Las medidas y los niveles pueden no ser iguales. No siendo iguales, no podemos pensar que no es un problema. Es una situación preocupante, hay que frenarlo antes de que siga adelante y tenga una repercusión asistencial», ha manifestado el doctor Rascado que, sin adelantar medidas concretas, ya que hay que «madurarlas» en el seno del comité clínico, ha señalado que todas las restricciones que en algún momento se tuvieron que adoptar fueron válidas en su momento.

Así, ha recordado que «durante este año hemos aprendido todas las posibilidades de medidas más o menos restrictivas, de aforos, cierres, y otras que afectan a derechos individuales». «Todas las que hemos visto son medidas que han funcionado. De un momento a otro habrá que plantearlo, siempre de la manera más quirúrgica posible. Todas las medidas que se han visto efectivas están encima de la mesa», ha advertido.

El especialista en Medicina Intensiva ha recordado que la vacuna «es efectiva, pero no en el 100 por cien de los casos, sino que protege de la infección más grave».

Con todo, ha avisado de que cuanto más suba la incidencia, «más aumenta la probabilidad de que los vacunados tengan» la infección y, por lo tanto, también de que acabe con alguna «complicación grave».

En síntesis, el doctor Rascado ha indicado que «no se puede mirar con los mismos ojos» los datos de la pandemia que «hace unos meses cuando no había vacunación». «Pero no en el otro extremo, en el que no se vea que es un problema, porque es un problema» y hay que plantearse «qué medidas ponemos encima de la mesa para poder atajarlo».

SITUACIÓN DE LAS CIUDADES

Salvo la Santiago de Compostela y Ferrol, el resto de las ciudades gallegas tiene una incidencia que se corresponde con los niveles más altos. Ourense sobresale con más de 500 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

Concretamente, la ciudad de As Burgas acumula 550 casos en los últimos 14 días, de los cuales 441 se han registrado en la última semana, lo que sitúa a la ciudad con una incidencia de más de 500 casos a 14 días y de más de 250 a siete días, según los datos recopilados por Europa Press de la web del Sergas.

Esta situación ha pasado desapercibida para el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, que en su cuenta de twitter dice, con ironía, que Ourense «despega hacia el abismo» y apunta que suma más de 110 infectados. Además, en la misma cuenta personal apuntaba este domingo que en el cribado entre Ourense y Barbadás, al que solo acudió el 43 por ciento, se detectaron 40 positivos, por lo que era extrapolable a que hay «50 asintomáticos por la ciudad».

A Coruña, Lugo, Vigo y Pontevedra tienen una incidencia acumulada de entre 150 y 250 casos en los últimos 14 días. En la ciudad herculina, se han sumado 249 casos en los últimos siete días, por lo que totaliza en dos semanas 424 contagios detectados.

En el caso de Lugo, son 197 casos en los últimos 14 días, de los cuales 153 se registraron en la última semana. Mientras, Pontevedra sumó otros 124 en la última semana y acumula 201 a 14 días, lo que la sitúa también en una incidencia en la franja de 150-250.

La ciudad de Vigo ha acumulado 679 casos nuevos a 14 días y, de ellos, 501 han sido contagios detectados en la última semana. El alcalde, Abel Caballero, ha advertido que la pandemia «sigue yendo muy mal» y se ha referido al aumento en un 23,3 por ciento de la incidencia hasta los 226 casos por cada 100.000 habitantes.

SANTIAGO Y FERROL

Mientras, Santiago permanece con una incidencia de entre 25 y 75 casos a siete días, por lo que aunque ha sumado 102 nuevos casos en las últimas dos semanas (de los cuales 62 fueron esta última), todavía está en mejor posición. Su alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, ha avisado de la «mala tendencia» de la incidencia, aunque ha valorado que de momento se mantengan más bajos que la media.

Por su parte, Ferrol acumula 93 casos en los últimos 14 días y una incidencia de entre 50 y 150 casos, si bien de esos contagios, 70 se dieron en los últimos siete días.