Correos prescindirá de tres unidades de trabajo en Galicia: dos de tratamiento postal en A Coruña y Pontevedra y una tercera, dedicada al tratamiento local, en Vigo.

Así lo han confirmado este lunes fuentes de Correos, que aseguran que esta decisión, que encuadran en un contexto de descenso en el negocio, no supondrá despidos ni afectará al servicio.

Por su parte, el sindicato UGT reclama una reunión urgente con la dirección de Correos para alcarar la situación, que afecta a tres centros en los que trabajan 20 personas.

En una respuesta, Correos niega que «se cierren instalaciones o centros» y afirma que se trata de una reorganización de estas tres unidades «con el objetivo de ser más eficientes y optimizar recursos materiales y humanos».

«Con la evolución del mercado postal y de paquetería de los últimos años y las nuevas redes logísticas, este tipo de unidades fueron perdiendo actividad, por lo que en 2014 se decidió ir prescindiendo de estos centros que tienen un papel prácticamente residual y de apoyo a otras unidades de trabajo», asegura la empresa pública.

De este modo, sostiene que los trabajadores de estas unidades se integrarán en otras «manteniendo siempre la misma ciudad y tareas inherentes a sus puestos de trabajo actuales».