La industria auxiliar afectada por la crisis de Barreras ha acordado unánimemente dar «un paso adelante» para desbloquear la situación y negociará con Pemex (accionista mayoritario de la empresa a través de su filial PMY) para «tomar el control» del astillero, bien mediante su entrada en el accionariado o bien mediante la cesión de derechos políticos para tener «capacidad de decidir».

Así lo han trasladado en rueda de prensa los representantes de la plataforma de auxiliares acreedoras, el letrado Alberto Rocha y el secretario general de Asime, Enrique Mallón, quienes han explicado que PEMEX ha mostrado «buena disposición» ante esta vía.

Las auxiliares plantean constituirse en sociedad para iniciar la negociación y, como paso previo, remitirán a Pemex la próxima semana «una carta de intenciones» sobre la hoja de ruta a seguir, que podría pasar por intercambiar parte de la deuda que Barreras tiene con ellas (más de 25 millones de euros) por acciones.

Habrá ampliación.