La empresa que contrató a los dos hombres que auxiliaron a Samuel Luiz, el joven que murió en julio de 2021 tras una brutal paliza en A Coruña, alega causas económicas y productivas para su despido y, en particular, necesidad de empleados «más cualificados», según ha señalado un portavoz de la misma a Europa Press.

Lo hace después de que la CIG denunciase el despido de ambos trabajadores por parte de Puertas Betanzos, según la central sindical por «coger vacaciones», algo que desde la empresa han rechazado.

Así, han apuntado que el despido obedece a la necesidad de «trabajadores más cualificados» y al no ser estos dos hombres, según han expuesto, «polivalentes», han dicho en relación al uso de distintas máquinas en la empresa.

«Estaban avisados, no fue un caso de última hora», han manifestado también rechazando que no hubiese un aviso previo o que el motivo fuese que cogiesen vacaciones. Además, han recalcado que se les pagó «lo que les correspondía».

También han argumentado que la empresa actuó de «buena fe» con su contratación y que «se les intentó ayudar para conseguir otro trabajo», han apostillado.