Alcoa ha suspendido al jefe de planta y a dos cargos en la factoría de aluminio en San Cibrao, en Cervo (Lugo), dentro de un análisis de la gestión de la fábrica.

Fuentes de la multinacional señalan que se trata de un asunto interno y apuntan a un análisis «que se prevé que concluya en las próximas semanas».

Mientras se lleva a cabo esta revisión, habrá una dirección interina, destacan, si bien advierten de que «esto no afecta a las actividades de la planta, que continúan con normalidad».

De la misma manera, las fuentes de Alcoa consultadas indican que esto tampoco afecta a las inversiones previstas para el reinicio de la actividad.

Esta información trasciende el día en que la empresa reunió en León al comité de empresa de Cervo para abordar la desviación prevista en las obras del horno de cocción en la planta de aluminio.