El secretario general de la Federación de Industria de Comisiones Obreras (CC.OO) en Galicia, Víctor Ledo, ha afirmado este martes que el sindicato impugnará la decisión del Colegio Arbitral de Pontevedra de declarar nulas las elecciones sindicales en Stellantis Vigo tras la impugnación presentada por la Central Unitaria de Traballadoras (CUT) por «no garantizar la libertad de voto».

Según ha indicado Ledo, en declaraciones a Europa Press, es «totalmente incomprensible» la decisión. «La reclamación de la CUT no se refleja con la realidad. En ningún momento hubo un proceso tan transparente y tan limpio como este procedimiento», ha señalado.

«Lo más incomprensible es que todas estas denuncias que pone la CUT, en ningún momento ningún interventor de este sindicato lo hace reflejar en las actas, con lo cual, es increíble que cuando ves un proceso en el que un interventor puede denunciar y además quede reflejado en el acta de este procedimiento no se haga constar», ha criticado el secretario general de la Federación de Industria de CC.OO durante una concentración en el Juzgado de lo Social número 7 por el despido de tres trabajadores del sector del naval.

Ledo también piensa que «el árbitro está más sustentado en una decisión política que real porque no está sustentado en ningún argumento jurídico». «No obedece a la realidad, no obedece a la voluntad de la mayoría de los trabajadores de Stellantis. Por eso, con toda probabilidad impugnaremos ese laudo», ha añadido.

«NO HUBO COACCIÓN»

La decisión de declararse nulas las elecciones se tomó tras las reclamaciones de la CUT, sindicato que denunció que «con el objetivo de destruir el sindicalismo combativo» se había puesto en marcha una estrategia de fiscalización de las papeletas, consistente en asegurar que los trabajadores votasen acompañados y supervisados, en muchas ocasiones por superiores jerárquicos.

Algo que CC.OO ha desmentido. «En ningún caso hubo momento de coacción. Se respetaron las libertades de los trabajadores. Lo único, que era un proceso de casi 6.000 trabajadores, donde había muchas mesas, en alguna ocasión se pudo aglutinar un grupo de gente pero había dos cabinas para el voto en secreto por cada mesa, nadie acompañaba a la gente a esas cabinas y, a parte, dentro de la cabina, no podía entrar nadie a parte del votante, incluso, previo a las elecciones se repartieron papeletas para poder llegar desde casa con la papeleta al proceso. Por ello, por prudencia, vamos a impugnarlo y, en todo caso, la última palabra va a estar en el Juzgado de lo Social»,. ha comentado Ledo.

UGT PIDE PRUDENCIA

En la misma línea ha hablado el portavoz de la Federación de Industria en UGT Vigo, Rubén Pérez, quien ha pedido «prudencia» ante el laudo conocido este pasado lunes, ya que va a ser judicializado, por lo que quizá los tribunales decidan que la votación fue válida.

En este sentido, Pérez ha explicado que el sindicado tuvo interventores en todas las mesas y no observaron aglomeraciones, si no hubiesen hecho una reclamación que constaría en las actas, como tampoco hizo ningún otro sindicato.

Por ello, en rueda de prensa ha recordado que por el momento no se sabe si se tendrán que repetir las elecciones hasta que decida el juez, aunque ha indicado que UGT todavía no ha decidido si recurrir o no esta situación.

LA EMPRESA RECURRIRÁ EL LAUDO

Por su parte, fuentes de Stellantis Vigo consultadas por Europa Press también han mostrado su convencimiento de que el proceso electoral se desarrolló «de acuerdo a la normativa» vigente.

Así, han informado de que la compañía presentará una demanda judicial contra el laudo del Colegio Arbitral de Pontevedra. Además, ha recordado que mientras el juez no dicte lo contrario, el resultado de las elecciones es «plenamente vigente».