La Asociación Eólica de Galicia (EGA) ha advertido de que este otoño «está en juego» el futuro energético ya que, además de la invasión de Ucrania y la inflación, hay que añadir la caducidad de los puntos de conexión a la red eléctrica, previstos para un centenar de proyectos de construcción de nuevos parques.

Esto, aseguran, podría suponer la pérdida de 2.500 millones de euros de inversión y cientos de empleos, asociados a 2.300 MW de potencia eólica en fase de tramitación.

«Le pedimos al Ministerio, por un lado, que amplíe la prórroga de acceso a la red o cambie los parámetros de anulación, y a la Xunta, que agilice al máximo la tramitación de los expedientes administrativos pendientes. Porque, ante la pérdida de los citados puntos de conexión, nos encontraremos ante una situación de alta litigiosidad y potenciales responsabilidades patrimoniales que a nadie le gustará. Pero, ante todo, está el interés general y público de no tirar por la borda millones de euros, miles de MW de energía limpia y propia, cientos de puestos de trabajo y muchos recursos públicos utilizados durante años», argumenta la asociación.

Por otra parte, recuerdan que el Parlamento europeo acaba de ampliar del 40 al 45% el porcentaje mínimo de renovables que debe haber en 2030 en el mix energético. También acordó ahorrar el 40% del consumo final de energía; y que los edificios obtengan la mitad de su consumo de fuentes renovables.

«La revisión y acuerdo de nuevos objetivos en la UE, derivados de la elevada dependencia energética e insoportables precios, nos obligan a un desarrollo renovable inmediato, donde Galicia tiene mucho que decir: o perder o ganar. Está en juego nuestra independencia como país», ha insistido EGA.