El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha calificado de sorprendentes las críticas de la Xunta al plan de ahorro energético impulsado por el Ejecutivo central y ha pedido la colaboración de «todos» para su puesta en marcha.

A preguntas de los periodistas, en una visita a la ría de O Burgo, ha asegurado que la eficacia del citado plan es «una cosa de todas». Al hilo de ello, ha dicho, además, que «ya no hay un debate abierto sobre las consecuencias del cambio climático, es una realidad». Por todo ello, y dado el contexto por la guerra en Ucrania, ha apelado a la necesidad de «tomar medidas».

Pese a admitir que le «sorprenden» las críticas de cargos de la Xunta, entre ellas las de su presidente, al citado plan, Miñones ha apelado a «sumar». «No sé cuales son las medidas de la Xunta», ha reprochado también a la administración autonómica.

Con todo, ha vuelto a pedir «unión» y ha manifestado que por parte del Gobierno se mantendrá una reunión con la Xunta y la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para coordinar la «vigilancia» del cumplimiento del citado plan, confiando, no obstante, en que «no haya que hacer ese seguimiento».

ANTIGUA ALU IBÉRICA

En otro orden de cosas, preguntado por la antigua fábrica de Alu Ibérica en A Coruña y la posibilidad de que Showa Denko la adquiera, ha insistido en que desde el Ejecutivo se está «del lado» de los extrabajadores de la fábrica «buscando una salida» a posibles inversiones. «Esto es cosa de todos, la Xunta también tiene mucho que decir», ha indicado, remarcando que la empresa debe presentar un proyecto «que sea viable y que pueda tener financiación».