La organización sindical CIG ha denunciado a Correos ante Inspección de Trabajo por la situación que están padeciendo trabajadores de la sucursal que la compañía tiene en las inmediaciones del estado de Balaídos, en Vigo, debido a una «deficiencia» del aire acondicionado.

Tal como ha lamentado la CIG en un comunicado, desde hace meses la empresa tiene conocimiento de esta situación, «pero la solución sigue sin llegar» y los empleados continúan «soportando temperaturas asfixiantes», trabajando en condiciones «inhumanas».

«En lugar de dar una respuesta definitiva que realmente resuelva el problema, la empresa se limitó a colocar un aparato provisional que no da la cobertura necesaria y provoca problemas de salud al personal, puesto que en algunos casos le repercute de manera directa», ha criticado el sindicato. Además, Correos les ha indicado que no será hasta mediados de agosto cuando se solucione la situación.

«Es insultante que se tarde tanto tiempo en resolver un problema que ya conocían desde antes del verano, pero más grave aún es que pretendan reírse del personal enviando un solo ventilador. No es de recibo que mientras gastan miles de euros para renovar despachos de la dirección, los trabajadores tengan que estar en esta situación», han sentenciado desde la CIG.