La Federación Gallega de Estaciones de Servicio (Fegaes) ha difundido un comunicado en el que remarca que «ha tocado a todas las puertas para reclamar la ineficacia» del sistema de bonificación de 20 céntimos aprobado por el Gobierno.

«En primer lugar porque parece insólito que los empresarios actúen como prestamistas del propio Estado al tener que adelantar los 20 céntimos y esperar casi un mes para cobrarlos», traslada, en un comunicado, en el que inciden en que la medida no ha impedido que el precio de los carburantes bajase.

Además, a seis días de que termine la bonificación, el sector esgrime que «aún no ha sido informado sobre lo que pasará a partir del próximo 30 de junio». Los empresarios están molestos, además, porque consideran que «se les ha culpado, de manera gratuita, de malas prácticas en la gestión de la bonificación».

Los directivos de Fegaes, que representan a un 75% del sector en Galicia, consideran «muy positiva» la bajada del IVA en la factura eléctrica pero no comprenden «las razones que impiden a la Administración tomar una medida similar para los carburantes», una petición que han trasladado a dirigentes políticos con los que se han reunido.

Señala la Federación, además, que a día de hoy «han desaparecido en España casi 500 estaciones de servicio», 56 de ellas en Galicia: 22 en Pontevedra, 22 en A Coruña, 8 en Lugo y 4 en Ourense.

«Los motivos del cierre son diversos pero el futuro se presenta como incierto y complejo. El covid-19 supuso un golpe muy duro, las estaciones no pudieron cerrar al ser consideradas servicio esencial y muchas se mantuvieron abiertas casi sin ventas. La bonificación de los 20 céntimos no ha sido más que un parche que se ha demostrado inútil para conseguir una bajada de precios. Ahora se cierne otra vez la incertidumbre sobre lo que pasará el 30 de junio», concluyen.