Trabajadores de la fábrica de la conservera Albo en la localidad lucense de Celeiro se concentrarán este jueves para exigir que se mantenga la actividad en las instalaciones y piden a la Xunta su intervención.

Tal como ha indicado la CIG en un comunicado, en la primera reunión de la comisión de negociación del expediente de movilidad geográfica formulado por la empresa, la organización sindical ha vuelto a reclamar la continuidad de la actividad en dicha factoría y el mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

Por ello, la CIG ha demandado también una intervención «decidida» del Gobierno gallego para evitar un nuevo golpe en el empleo y en la industria de la comarca de la Mariña de Lugo.

Así, aseguran que permitir que el grupo empresarial Shanghai Keichuang cierre la planta, que lleva en funcionamiento desde 1924, dejaría en la calle a 42 personas, la mayoría de una edad de difícil reinserción laboral.

«La movilidad geográfica que formula Albo no constituye ningún tipo de alternativa para el 90% de las trabajadores, para las cuales la decisión empresarial va a ser traumática y no pueden asumir este cambio a más de 270 kilómetros de sus hogares por el coste económico que les supone», ha lamentado Susana Riveira, de la CIG de la Mariña.

Por todo ello, este jueves los trabajadores comenzarán con un calendario de concentraciones y huelgas para exigir sus reivindicaciones. Así, se manifestarán a partir de las 15,00 horas delante de la fábrica.

Además, para los días 27 y 29 de junio y 4 y 6 de julio están convocados paros parciales de dos horas que se desarrollarán de 10,00 a 12,00 horas, con manifestaciones en diferentes puntos de la comarca durante ese tiempo.