La CIG ha denunciado el desmantelamiento de las instalaciones de la factoría de la empresa láctea Tegestacín (antigua Leche Pascual) en Outeiro de Rei (Lugo) y ha presentado una querella criminal contra la compañía al entender que acomete una «operación B» mientras no resuelve el proceso concursal y adeuda salarios e indemnizaciones a los trabajadores.

En un comunicado, la central nacionalista ha incidido en que existen «evidencias suficientes» para determinar que los administradores de la planta comente un delito de insolvencia punible.

La factoría de Tegestacín en el municipio lugués permanece sin actividad desde principios de este año, cuando fracasó la negociación de un ERE.

La CIG asegura que todavía se adeuda a los trabajadores salarios e indemnizaciones y acusa a la compañía de desmantelar sus instalaciones, lo que, dicen, ha echado por tierra el supuesto interés despertado por otras empresas para hacerse con la planta.

El sindicato considera estos hechos un «fraude», por lo que ha registrado una denuncia ante la Guardia Civil al entender que Tegestación lleva a cabo «una clara operación ‘B’ en esta empresa».

«Lejos de avanzar en el procedimiento concursal, la empresa ha remotado esta semana el desmontado de la maquinaria en las instalaciones con la idea de la venta completa a empresas de chatarra y sin garantías de repercutir los importes de las operaciones sobre las deudas actuales», ha aseverado la CIG.