El 85,5% de los españoles quiere que el Gobierno ponga precios máximos a los carburantes para aliviar los efectos de la crisis derivada de la invasión rusa de Ucrania, según recoge el Barómetro de Actualidad realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y que se ha publicado este viernes.

Esta nueva encuesta del CIS, complementaria de los barómetros mensuales y de sus estudios sectoriales, se basa en 2.420 entrevistas telefónicas entre los días 25 y 31 de marzo, con un margen de error de más/menos dos puntos.

Ante la pregunta de si el Gobierno debe poner precios tope a los carburantes para frenar la escalada de los precios, un 85,5% se muestra a favor y solo un 8,4% se manifiesta en contra.

Más de la mitad de los españoles (56%) teme que la guerra en Ucrania va a afectar al suministro de carburantes en España, y de ellos un 91% cree que el Gobierno debe tomar «medidas enérgicas» para garantizarlo. En frente, un 34,3% cree que la guerra no causará esos problemas.

No hay datos tan claros al ser preguntados si la guerra provocará problemas de suministros de alimentos y productos de primera necesidad, pues un 47,1% teme que sí y un 44,3% no cree que ocurra. Eso sí, entre quienes cree que sí habrá problemas, casi todos (84,6%) entienden que el Ejecutivo debería ser enérgico para asegurar los suministros.

En todo caso, tres de cada cuatro españoles (74,6%) opina que hay sectores económicos y políticos que han estado generando alarma entre los españoles alertando de esos riesgos de desabastecimiento y sólo un 19,3% no cree que existan esos movimientos.

Respecto al reciente paro de transportistas, la mayoría (53,3%) no percibió riesgos de desabastecimiento, e incluso un 87,9% no se planteó acumular productos en casa por si acaso.