Empresarios de estaciones de servicio han denunciado que en víspera de la entrada en funcionamiento de los descuentos de 20 céntimos al litro de carburante «no saben» cómo aplicar la orden del Gobierno que, avisan, puede acarrear cierres de gasolineras por falta de liquidez.

Este jueves, representantes de la Federación Gallega de Estaciones de Servicio han mantenido un encuentro en Santiago con el director xeral de Mobilidade de la Xunta, Ignacio Maestro, y otros miembros del Ejecutivo gallego para trasladar sus dudas sobre la entrada en vigor de la norma que bonifica los repostajes en gasolineras.

Aseguran que «son muchas» las gasolineras que carecen de sistemas informáticos integrados con los surtidores «que puedan emitir tickets para cumplir» con lo establecido en el real decreto que entra en vigor este viernes.

Así, inciden en que «a menos de un día de la entrada en vigor de la norma no disponen de información clara sobre su aplicación ni la forma exacta para efectuar la venta con el descuento», por lo que piden al Gobierno que aclare estas cuestiones.

Además, advierten del impacto económico que supondrá para las gasolineras el sistema de descuentos establecido por el Ejecutivo central, al que acusan de no tener en cuenta «la realidad del sector».

En este sentido, subrayan que el 70% de las estaciones de servicio de España están en manos de pymes y autónomos, por lo que consideran «inviable» que «sea el sector quien deba financiar la medida». Estiman que la aplicación de los descuentos supondrá un desembolso de 1.000 euros diarios.

«La escalada del precio se hubiese frenado hace ya tiempo con una bajada del IVA del 21% al 10% y con un incremento en la cuantía de la devolución del gasóleo profesional de 4,9 céntimos por litro a 20 céntimos por litro», añade FEGAES, que ha solicitado una reunión con el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ante el riesgo de cierre para «muchas pequeñas gasolineras, en particular de zonas rurales».