El Gobierno gallego ha aprobado en su reunión semanal de este jueves el Plan Estratégico 2022-2030, cuyo contenido ya había sido avanzado por el jefe del Ejecutivo, Alberto Núñez Feijóo, y que aspira a «diseñar la Galicia del futuro» y conseguir «una recuperación sostenible, competitiva e inclusiva».

En una rueda de prensa en la que ha comparecido acompañado por el conselleiro de Facenda, Miguel Corgos, y en el que ha reconocido el trabajo del departamento con él al frente y también con su antecesor, el fallecido Valeriano Martínez, en el desarrollo del plan, Feijóo lo ha erigido en «documento de país» y en una «herramienta útil» para seguir en el avance.

Los «años de experiencia», ha remarcado el presidente gallego, avalan, bajo su punto de vista y tras haber conseguido cuatro mayorías absolutas consecutivas, la evidencia de que «sin planificación solo puede haber improvisación», y no funciona de forma adecuada de gestión.

Corgos y Feijóo han repasado las «principales prioridades» del plan, que prevé un crecimiento medio sostenido hasta 2030 de entre el 2 y el 2,5% anual y que en esta década se reduzca 4 puntos la tasa de paro, de forma que hacia el año 2030 baje hasta el entorno del 8%.

Además, el jefe del Ejecutivo gallego ha destacado entre los objetivos que marca esta estrategia la promoción de una sociedad innovadora, competitiva, solidaria y cohesionada así como favorecer los valores diferenciales de Galicia como motores de desarrollo.

Y, además, pretende «garantizar una senda previsible, rigurosa y estable de actuación del Gobierno para desengancharse de la deuda pública en el presupuesto del año 2025 y volver al déficit cero».

En esa línea, este Plan Estratégico cuenta con cinco ejes transversales que marcarán la Galicia de 2030: el reto demográfico y el bienestar; la Galicia verde y sostenible; la competitividad y el crecimiento; la cohesión social y territorial, y la gobernanza.

CONVERGENCIA «PLENA» CON ESPAÑA

Durante la presentación del Plan Estratégico de Galicia 2022-2030, Corgos ha subrayado que este Plan prevé que Galicia reducirá la ratio deuda/PIB en cinco puntos en esta década, hasta el entorno del 13%.

También ha remarcado que las metas a conseguir en 2030 son «la convergencia plena» con España en términos de renta bruta disponible per cápita de los hogares, reforzar la salud y la calidad de vida, consolidar el sistema educativo «entre los mejores de España», avanzar hacia la neutralidad climática, y aumentar el peso de las energías renovables.

Igualmente, se ha referido al reto de «potenciar el peso del sector industrial y mejorar la competitividad», favorecer «una Galicia digital e innovadora», así como a «continuar reduciendo la tasa de exclusión social», y garantizar una Galicia sin brechas de género.

La Xunta defiende que el Plan Estratégico 2022-2030 es «más que un plan de Gobierno», ya que supone una estrategia «ampliamente consensuada» con la sociedad civil durante tres rondas de participación de expertos y representantes de todos los sectores productivos, y que será remitido al Parlamento para su debate.