La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha asegurado que el Gobierno hará «todo lo posible» para que los trenes Avril lleguen en verano a Galicia y la Comunidad vea mejorados los tiempos del AVE, ya que la conexión de Ourense con el resto de urbes se reducirá en 20 minutos; si bien se ha mostrado cauta y ha advertido que, aunque existe «el compromiso» de Talgo, dependerá de las pruebas de seguridad.

Así lo ha trasladado en la rueda de prensa posterior a la reunión que mantuvo en Santiago con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la que en su intervención inicial se limitó a ratificar que las capitales gallegas estarían «este año» 20 minutos más cerca de Ourense gracias a la llegada de los trenes Avril.

En su turno, Feijóo ha apuntado al verano y ha asegurado que la ministra le había trasladado que es el horizonte con el que se trabaja. Al respecto, el mandatario autonómico ha defendido que tener estos trenes circulando «en junio» sería lo óptimo y ha subrayado que «no es lo mismo» que lleguen en dicho mes, previo a la mayor afluencia turística de los meses estivales, que «en septiembre».

Por su parte, a preguntas de los medios, la ministra ha confirmado que el verano es «el horizonte deseable» para que puedan circular por Galicia los trenes Avril y que, dado que existe el «compromiso» de Talgo, se están realizando «todos los esfuerzos» para que se materialice. Aún así, ha advertido que las pruebas de homologación y seguridad «requieren sus tiempos».

«Partiendo de esa premisa y con esa base, haremos todo lo posible para que puedan circular en verano. Hay que ser cautelosos, pero sería lo deseable», ha sentenciado, en una rueda de prensa en la que ha puesto fecha a otros pasos ligados con distintas infraestructuras previstas para la Comunidad al margen de la alta velocidad.

EL TREN A PUNTA LANGOSTEIRA SE LICITARÁ EN FEBRERO

Así, ha anunciado que el mes que viene se licitará la conexión ferroviaria de Punta Langosteira, en A Coruña. Y en el ámbito vial, ha avanzado que este mismo mes se va a someter a información pública el tramo Foz-Burela de la autovía de A Mariña en Lugo (A-74).

También ha anticipado que se va a adjudicar la obra de la variante de Ourense (A-56) que, además de ayudar a vertebrar el territorio entre Ourense y Lugo, permitirá desarrollar «el proyecto de ciudad» del Ayuntamiento tras cederle la travesía. Y ha añadido que el año que viene se pondrá en servicio el tramo Melide-Palas de Rei de la A-54 (Lugo-Santiago).

Feijóo, previamente, además de quejarse del «ritmo inasumible» al que avanzan las obras de las autovías pendientes en Galicia, por una «responsabilidad colectiva» previa, no de la ministra, ha sumado a los anuncios que Sánchez le había trasladado la previsión de licitar la estación intermodal de Ourense este semestre.