El vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, ha pedido que el Gobierno central «escuche a los ciudadanos» de A Mariña (Lugo), que esta semana secundaron masivamente la huelga general convocada por la situación que afecta a industrias de la comarca como Alcoa y Vestas, y «reaccione».

«La manifestación es una oportunidad para tomar conciencia de la realidad que tenemos en A Mariña», ha destacado Conde en un acto en Madrid. Así, ha pedido al Ejecutivo «primero escuchar a los ciudadanos, a los trabajadores, a las familias».

En su opinión, «el Gobierno tiene una buena oportunidad para reaccionar y tomar medidas y que a través del precio eléctrico pueda haber soluciones», pues estas, ha recalcado, pasan por «un precio eléctrico competitivo».

En el caso concreto de la fábrica de Alcoa en San Cibrao, en Cervo, ha añadido que «si es necesario intervenir a través de la SEPI (sociedad estatal de participaciones industriales), que se intervenga». En cualquier caso, «con ese precio competitivo los compradores estarían en disposición de hacer esas ofertas», ha añadido.