Una multitudinaria marcha nocturna celebrada este sábado por las calles de Xove (Lugo) reclamó al Gobierno central que «de una vez cumpla con la promesa» de intervenir la planta de Alcoa San Cibrao, en Cervo, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Así lo aseveró el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, al inicio de una caminata que se inició a las 20,00 en el campo de fútbol y concluyó en el entorno del Ayuntamiento.

Durante el trayecto, los cientos de participantes prendieron linternas, velas y bengalas para hacer visible su protesta, cuyo lema volvió a lucir en sus chalecos reflectantes y pancartas: ‘Enerxía solución’.

Para los trabajadores, la única solución es «que la SEPI haga una intervención», tal y como dijo Zan. En este sentido, reclamó el apoyo de todos los grupos en el Congreso a una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentada por el PP para que esta operación se acometa «por un euro», que es la cuantía por la que Alcoa ofreció al Estado la planta.

Así, el presidente del comité de empresa aseguró que «será grato» para los trabajadores «ofrecer ese euro para que se haga la operación y se salve la fábrica».

Con todo, Zan se dirigió a los grupos en la Cámara Baja para advertir que espera que «todos» apoyen esta intervención. «No esperamos más buenas palabras ni más apoyos, necesitamos saber qué van a votar cada uno de los grupos a la enmienda de un euro», añadió.

«Si se vende la planta a un tercero, tendrá futuro. Si no sale para adelante, pues los grupos que voten en contra serán los que cierren esta fábrica», insistió el presidente del comité.

Y es que Zan considera que «ya no hay más tiempo para historias», ni «para reuniones», ni «para apoyos». «Aquí nos apoya todo el mundo, pero necesitamos que de una vez por todas tomen conciencia y hagan las medidas que tienen que hacer», zanjó.