La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) ha presentado este jueves el nuevo Plan Hidrológico, el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación y el presupuesto del Organismo para 2022, anualidad en la que gestionará más de 41 millones de euros.

Según ha informado la CHMS en un comunicado, el organismo se ha reunido con miembros del Comité de Autoridades Competentes (CAC), la Junta de Gobierno y el Consejo del Agua de la Demarcación (CAD), Órganos Colegiados de cooperación, gobierno y participación, para informarles de los citados asuntos.

El presidente de la Confederación, Jose Antonio Quiroga, ha presidido el encuentro virtual acompañado por el comisario de aguas, Xoán Nóvoa; el jefe de la Oficina de Planificación Hidrológica, Carlos G. Ruiz del Portal; el director técnico, Manuel I. Acebes; el secretario general, Manuel G. Torres y el comisario adjunto, Alberto de Anta.

Quiroga ha explicado a la Junta de Gobierno el proyecto de presupuesto para el año 2022, que supera los 41.9 millones de euros. «La CHMS continúa siendo un organismo netamente inversor, y muestra de ello, durante el próximo ejercicio, con cargo al presupuesto de la CHMS, o con cargo al FRER, gestionaremos inversiones por más de 32.600.000 euros» ha indicado el presidente.

PLAN DE GESTIÓN E HIDROLÓGICO

En lo que respecta al Plan de Gestión de Riesgo de Inundación, sometido al CAC, se ha explicado que en la parte española de la Demarcación Miño-Sil se señalaron 268 tramos de Áreas con Riesgo Significativo de Inundación (ARPSI), organizadas en 26 agrupaciones (23 fluviales puras, 2 fluviales-pluviales y una fluvial-aguas subterráneas), con una longitud total de 597,42 km.

El programa contempla medidas por un importe aproximado de casi 55 millones de euros, de las cuales 41 millones se corresponden con medidas de carácter continuo y 14 millones con medidas de carácter puntual.

En cuanto al Plan Hidrológico de la Demarcación –en exposición pública hasta el próximo 22 de diciembre– se ha informado de sus contenidos relativos a la nueva caracterización de las masas de agua, el nuevo inventario de recursos hídricos naturales, el impacto del cambio climático en los mismos, el estudio de presiones e impactos de la actividad humana en las masas de agua, la actualización de las demandas, el estado de las masas de agua y los objetivos ambientales fijados.

Sobre esto, la Confederación ha destacado que la última evaluación realizada en el año 2020 muestra que 212 masas de agua superficiales alcanzan el buen estado de las 279 delimitadas, lo que supone un 75%; en cuanto a las aguas subterráneas, el 67% de ellas alcanzan el buen estado, diagnosticándose como «malas», 2.

El nuevo plan contempla 339 medidas con un presupuesto global de 312,26 millones de euros para el horizonte 2027.