Trabajadores de Vestas han cortado este viernes con una barricada de ruedas en llamas la N-540 a la altura de Viveiro (Lugo), para reclamar «una solución» para su conflicto, toda vez que la empresa plantea el cierre de la planta y un expediente de regulación de empleo (ERE) para la plantilla.

El corte de la circulación se ha producido a la altura de Vilares, en el kilómetro de la carretera N-540, y los trabajadores han coreado consignas como ‘Queremos trabajar y no emigrar’.

Por otro lado, los trabajadores han celebrado en las instalaciones de Pizzbur en Covas la iniciativa de Alejandro Paleo, el compañero que pedaleó en su bicicleta hasta Dinamarca para entregar una carta a la empresa con la que reclamó que dé marcha atrás en el cierre.