El Parlamento de Galicia ha aprobado una iniciativa que urge medidas de apoyo a la fábrica de Vestas, y lo ha hecho con el voto a favor de PP y BNG (el texto partió de los populares), pero la abstención del PSOE.

Los socialistas discrepaban de todos los puntos salvo uno debido a que se centraban en reclamaciones dirigidas al Gobierno central, que dirige Pedro Sánchez.

Tanto el PSdeG como el Bloque han reprochado al Partido Popular que tienen «las competencias exclusivas» en industria en la comunidad, y les han pedido ejercerlas, pero las demandas al Ejecutivo de Sánchez han sido obstáculo para que los socialistas dieran su apoyo a la proposición no de ley.

Durante el debate, este martes en el pleno del Parlamento, el popular Miguel Tellado ha criticado que «el problema del Gobierno central no es solo que sea el principal causante» de la situación «con sus políticas caóticas y contradictorias», sino que, además, «también se niega a involucrarse en la solución».

«El objetivo de la Xunta es solucionar esta situación cuanto antes,pero no lo podemos hacer solos, precisamos la colaboración del Gobierno para encontrar un posible comprador si es que Vestas no desiste de su decisión», ha subrayado.

En este sentido, ha advertido que también es necesaria «la colaboración de la empresa, que no está habiendo», y ha lamentado «que rechazara las ayudas que ofreció la Xunta».

Este lunes, de hecho, «no se pudo constatar la voluntad real de Vestas de vender» ni la del Gobierno «por involucrarse», en palabras de Tellado.

A mayores, ha recriminado que «no se puede estar por la mañana pidiendo la paralización de todos los parques eólicos y por la tarde vistiendo la camiseta de apoyo para la fábrica de Vestas».

En su turno, la socialista Patricia Otero ha afeado al PP que «ahora piden la intervención temporal de Alcoa cuando fueron los que privatizaron Inespal».

También ha recordado el reciente debate conjunto de una iniciativa conjunta de PSOE y Bloque en comisión que solicitaba apoyo para los trabajadores de Vestas y un plan de reindustrialización con plazos y «medidas concretas».

«¿Dónde está presentado el ERE? En Galicia. ¿Quién es la autoridad laboral? La Xunta. Tienen competencias exclusivas en materia industrial, ejérzanlas de una vez», ha sentenciado Otero.

A su juicio, «que la conselleira (de Emprego) dijese que estaba decepcionada con el papel del Gobierno es tener muchísima cara». «Es el colmo de los colmos», ha incidido.

Y es que, según ha remarcado la diputada del PSdeG, «el Gobierno central ahí estuvo, ayer también –por la reunión de este lunes–, en la búsqueda de ese inversor» para la planta de Viveiro.

En cuanto al texto concreto de la iniciativa que se votaba este martes, ha indicado que en opinión del PSdeG, solo el primero de los puntos era de apoyo a los trabajadores y «el resto es echarle las culpas al Gobierno central», de ahí su posición de abstenerse.

Por parte del BNG, Daniel Castro ha cargado contra los populares porque «crearon el marco legal que le permite a las empresas hacer esto», por la posibilidad de que salga adelante el expediente de regulación de empleo (ERE) sin registrar pérdidas, «y luego cuando hay que hacer algo ‘ay, es que la empresa no me deja».

«Lo más triste es que los trabajadores tienen cero esperanza en que la Xunta pueda hacer algo por esto», ha apuntado el nacionalista, antes de acusar al PP de tener una «ideología bien clarita, el neoliberalismo, que es el causante de que cierren estas empresas».

En la réplica, por último, Tellado ha matizado las palabras de Castro al precisar que la huelga general convocada en la comarca de A Mariña es el 17 «y por supuesto que estará el PP de Galicia».

EL TEXTO APROBADO

El texto aprobado pide, en concreto, a la Xunta «promover –con urgencia– medidas de apoyo y acompañamiento a los trabajadores afectados por el ERE comunicado por Vestas en su fábrica de Viveiro (Lugo)».

También «demandar al Gobierno de España que participe y se implique en la mesa industrial, junto con la Xunta de Galicia, la representación de los trabajadores y la empresa, para identificar posibles alternativas que permitan un futuro para los trabajadores de esta factoría».

En tercer lugar, le insta a «demandar al Gobierno de España un cambio de actitud, de tal forma que se apueste realmente por una transición energética justa y compatible con el mantenimiento de la actividad industrial que se está viendo altamente impactada por la actual estrategia energética que provoca el desmantelamiento de empresas vinculadas a este sector».

En un segundo apartado, acuerda, «como resolución, dar su apoyo a la promoción de todas aquellas iniciativas en el ámbito de las energías renovables que cuenten con las máximas garantías técnicas, jurídicas y ambientales, frente a los intentos de estigmatización de este sector, que provoca un impacto en su desarrollo y en la actividad empresarial e industrial asociada a la producción de energía eólica, como es el caso de la fábrica de Vestas».