La planta del grupo Stellantis (antes PSA Peugeot Citroën) en Vigo volverá a parar su actividad este viernes y este sábado debido a los problemas de aprovisionamiento, después de una semana en la que la factoría no ha trabajado ni un solo día con total normalidad.

Así, la fábrica ha suspendido la actividad de los dos sistemas en el turno de noche de este viernes, y la parada se extiende a la jornada de este sábado. En principio, está previsto que reanude la producción en la jornada del domingo.

La llamada ‘crisis de los microchips’, que afecta a los proveedores de la planta de Balaídos, ha provocado jornadas de suspensión de actividad (total o parcial) de forma continuada desde principios de año.

Precisamente, desde el pasado domingo 9 de mayo, la factoría de Stellantis en Vigo ha tenido paradas de producción en los dos sistemas de montaje, en uno, dos o los tres turnos cada uno de los días. El domingo la suspensión afectó a los dos sistemas y a todos los turnos; el lunes paró el turno de mañana; el martes se suspendió la actividad de noche; el miércoles, toda la jornada; el jueves no se trabajó de mañana ni de tarde; este viernes se suspende el turno de noche; y el sábado la parada será en los dos sistemas.

Para afrontar este escenario, la dirección de la fábrica viguesa pactó a finales de marzo con el comité de empresa (excepto CIG y CUT) la aplicación de un ERTE, al que pueden acogerse los trabajadores fijos a tiempo completo, que hayan agotado otros mecanismos de flexibilidad. La vigencia de la regulación se extiende hasta finales de año y por un máximo de 60 días laborables.