El presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol, Emilio García Juanatey (CC.OO.), ha informado de que delegados sindicales, pertenecientes a la comisión de empleo del comité, «ocupan» desde este lunes, 1 de febrero, los tres despachos de Recursos Humanos para «exigirle a la empresa que aporte una solución», ya que denuncian que la dirección ha paralizado el proceso de nuevas incorporaciones de trabajadores a la empresa pública.

«La parte social hemos dado varias respuestas y a la empresa no le vale ninguna. Entendemos que ellos no tienen prisa para contratar a personal, pero nosotros entendemos que es una necesidad social el que aquí que se hagan dichas contrataciones», explica.

El representante sindical ha recordado que las desavenencias entre sindicatos y dirección respecto al proceso de nuevas incorporaciones «ya viene de hace tiempo, sobre todo en lo que se refiere a la transparencia, publicidad y por una serie de atajos que la empresa quiera hacer para adelantarse en el tiempo. «Lo único que consiguen es hacer el tema más complejo y oscurantista», lamenta.

INTERPRETACIÓN DE LAS BASES

García Juanatey ha detallado que las diferencias llegaron cuando ambas partes mostraron sus discrepancias en las bases de las convocatorias a la hora de afrontar las pruebas de psicotécnico.

Eso «llevó a la parte social a bloquear esos procesos antes de Navidad». «Le trasmitimos a la empresa que no podíamos aceptar que esas arbitrariedades se consintieran», apunta, y la contestación de la dirección «fue paralizar estos procesos y otros que se deberían de llevar hacía adelante».

Así, el integrante de CC.OO. ha acusado a la dirección de Navantia de tomar como represalia «la no publicación de los temarios de plazas para empleados sénior». «Las 2.000 personas que se presentaron a técnicos superiores sénior están sin evaluar, y no puede ser tampoco que no se resuelvan las reclamaciones que han presentado los candidatos, ya que tienen unas expectativas», censura. «Estamos en una empresa pública y por ello hay que cumplir», apostilla.

«Vamos a seguir movilizándonos y presionando a la empresa para que finalice los procesos iniciados y lleguemos a un acuerdo sobre la interpretación de la prueba psicotécnica», avanza. Remarca que la parte social estima que, una vez superados todos los exámenes, esta no puede ser utilizada para la contratación de un trabajador.